Recordada por muchos que crecieron viendo el famoso canal, cambió de vida y pasó a ser todo un sex symbol.

Como muchas estrellas de Disney, Bella Thorne se podría decir que fue un alma lastimada, pues sufrió abusos desde muy pequeña y solo hasta que creció entendió que todo lo que le pasó no era normal y tampoco estaba bien. Su carrera como estrella de la televisión empezó desde muy pequeña, pero fue hasta el 2010 que logró un papel protagónico.

Junto a la también actriz Zendaya, Bella Thorne interpretó un personaje protagónico en la serie de Disney A Todo Ritmo, donde era una joven bailarina que quería ser famosa y dedicarse a eso que le apasionaba. Cuando la serie acabó, Thorne siguió con su carrera, pero desde otro enfoque.

Por supuesto que creció y sus intereses empezaron a cambiar, pero, como algunas, Bella empezó a comportarse como una chica rebelde y hasta tuvo problemas con las drogas, con el alcohol y se convirtió en una fiestera empedernida, etapa de la que aún no ha salido.

A través de su cuenta de Instagram, la famosa actriz, cantante, modelo y bailarina suele ser muy activa y muestra lo que más le gusta hacer, bailar, salir de fiesta y derrochar sensualidad.

Aunque en los últimos días la popular estrella ex Disney ha dejado ver que se encuentra dedicada a un nuevo negocio que al parecer sería su propia marca de joyería, otro de sus trabajos es ser modelo de OnlyFans y dejarse ver como le gusta: con poca ropa.

De hecho, en varias ocasiones la famosa ha confesado que le gusta bastante el sexo y, por ende, se divierte hablando y mostrando su gusto por este. Hace un tiempo ella misma se grabó haciendo provocativas poses y jugando con una famosa actriz porno profesional para calentar a más de uno.

La actriz ha confesado sin problema que se identifica como una persona pansexual, por lo que se enamora de cualquier persona sin importar su género y cuando ve a una mujer sensual no duda en buscar la manera de acercarse.

Sin embargo, hasta ahí llega su protagonismo a la hora de participar de actividades sexuales públicas, pues podría decirse que en ese caso prefiere estar detrás de las cámaras, disfrutar viendo la acción y hasta dirigiendo y produciendo lo que se hace, ya que de hecho produjo su propia película.

Además de ser bastante liberal, la artista es una activista feminista y LGBTIQ+, pero también le gusta hacer críticas sociales por lo que decidió hace un tiempo hacer una colaboración con PornHub y hacer una película porno con actores profesionales, pero poniéndole su toque.

“Se trata de dominación y sumisión entre un hombre y una mujer y cómo esta relación puede volverse bastante amarga”, explicó Thorne cuando la película por la que obtuvo un premio se lanzó en la plataforma de contenido para adultos.