El presidente de Ucrania alertó sobre los peligros que supone el líder del Kremlin para la comunidad religiosa luego de los bombardeos que dañaron un sitio sagrado de recuerdo de la Shoá en Kiev