El presidente ucraniano también llamó a su homólogo ruso a un diálogo: “Es la única manera de parar esta guerra”

Volodimir Zelensky advirtió este jueves que si Ucrania cae en manos de las tropas de Vladimir PutinLetonia, Lituania y Estonia “serán los siguientes” para Rusia.

“Si ya no estamos, entonces, Dios no lo quiera, Letonia, Lituania y Estonia serán los siguientes”, manifestó el presidente ucraniano en una rueda de prensa. Los países mencionados por el jefe de Estado son parte de la OTAN, lo que significa que si Rusia invade uno de ellos, toda la Alianza entrará en guerra.

Además, Zelensky solicitó a los países occidentales que envíen aviones a Ucrania en caso de no querer establecer una zona de exclusión aérea en el país: “Si no tienen el poder de cerrar los cielos (la zona de exclusión aérea), entonces dennos más aviones”.

El mandatario también pidió a su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, sentarse a dialogar porque, a su juicio, “es la única manera de parar esta guerra”.

“Siéntate conmigo. No a 30 metros de distancia”, dijo Zelenski en rueda de prensa, en alusión a las conversaciones que mantuvieron Putin y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, el mes pasado, separados por una larga mesa, para intentar desescalar la tensión en torno a la frontera ucraniana. “Soy un tipo normal, ¡no muerdo!”, ironizó.

El mandatario afirmó que Ucrania “no ataca a Rusia y no planea atacar” al país. “¿Qué quieres de nosotros? Sal de nuestro país”, exigió.

Zelensky también subrayó que Ucrania recibe “diariamente” armas procedentes de sus países socios, “de verdaderos amigos”, y resaltó que “voluntarios extranjeros” se están uniendo a las filas ucranianas. El mandatario ha cifrado este número en 16.000 ciudadanos.

“Hemos sobrevivido en nuestra historia y en nuestra patria a dos guerras mundiales, tres hambrunas, el Holocausto, a la masacre de Babi Yar, a la Gran Purga, la explosión de Chernobyl, la ocupación de Crimea y la guerra en el este de nuestro país”, enumeró el mandatario, que ha matizado que, si bien Ucrania no es grande o no posee armas nucleares, tiene a “su gente y su tierra”.

“No tenemos nada que perder, excepto nuestra propia libertad y dignidad. Para nosotros, este es el mayor tesoro”, agregó, remarcando que “están de pie”. “Si alguien piensa que, habiendo superado todo esto, los ucranianos estamos asustados, rotos o nos rendimos, simplemente no sabe nada de nosotros, de Ucrania”, concluyó.

Horas más tarde, Ucrania y Rusia acordaron crear corredores humanitarios para evacuar a los civiles el jueves en una segunda ronda de conversaciones desde que Moscú invadió el país la semana pasada, dijo un alto funcionario ucraniano. Se trata del primer alto el fuego acordado entre las partes desde que comenzó la invasión rusa.

“La segunda ronda de conversaciones ha terminado. Lamentablemente, Ucrania aún no tiene los resultados que necesita. Sólo hay decisiones sobre la organización de corredores humanitarios”, dijo en Twitter el asesor presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak.

Mientras tanto, los países de la Unión Europea (UE), Estados Unidos y el Reino Unido apoyaron hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU la creación de una comisión de investigación de posibles crímenes de guerra rusos en Ucrania, que se votará este viernes y ante la que sólo Rusia, China y Venezuela se manifestaron en contra.

Antes de la votación de una resolución para crear esa comisión, que estaría formada por tres expertos independientes, se celebra hoy y mañana un debate en el Consejo que se inició con la intervención de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien ya acusó a Rusia de graves abusos en Ucrania.

Rusia “ha abierto un nuevo y peligroso capítulo en la Historia” con una agresión que, según Bachelet, está incluyendo ataques con artillería pesada y uso de bombas de racimo contra áreas habitadas, provocando en sólo una semana la huida de dos millones de ucranianos entre refugiados y desplazados internos.

La alta comisionada denunció que una localidad del este de Ucrania, Volnojaya, ha quedado completamente destruida por los bombardeos, que también se han dirigido contra grandes ciudades como Kiev, Jarkov, Mariupol o Jerson, ésta última ya en manos de los invasores rusos.