El mandatario aprobó una ley que limita la tarea de los trabajadores de prensa y prohíbe la utilización de algunas palabras en medo de la invasión de las tropas del Kremlin a Ucrania

Ivan Kolpakov, editor en jefe de Meduza, uno de los medios de comunicación independientes más populares de Rusia, esperaba que el gobierno bloqueara el acceso del público a su sitio web todos los días desde que comenzó la guerra con Ucrania.

El viernes por la mañana finalmente sucedió. Pero luego, el parlamento ruso fue más allá y aprobó una ley que prohíbe lo que considera noticias “falsas” sobre el ejército, incluida cualquier retórica que llame al conflicto en Ucrania una “invasión” (el término preferido es “operación militar especial”), con un potencial de 15 años de prisión. El presidente de este país, Vladimir Putin, lo convirtió en ley horas después.

“Nuestras fuentes dicen que es probable que usen esto contra los periodistas”, dijo Kolpakov, hablando desde un lugar que no quiso revelar. “Pueden usarlo contra los periodistas y ¿por qué no lo harían? Decidieron destruir la industria por completo”, agregó.

Kolpakov, cuyo sitio web tiene su sede en Letonia, comenzó lo que llamó “una evacuación urgente” de su personal ruso.

Escenarios similares se están desarrollando actualmente en innumerables medios de comunicación independientes en toda Rusia, una nación que nunca ha tenido una actitud totalmente acogedora hacia una prensa libre.

El país ocupó recientemente el puesto número 150 entre 180 naciones en el Índice Mundial de Libertad de Prensa, compilado por la organización sin fines de lucro Reporteros sin Fronteras, y el gobierno a menudo ha impuesto restricciones a los medios independientes durante tiempos de conflicto militar, según Gulnoza Said, coordinadora para Europa y Programas de Asia Central para el Comité para la Protección de los Periodistas. Pero la última represión no tiene precedentes.

“Putin entiende lo mucho que hay en juego en la invasión de Ucrania, y una gran parte de esta guerra es la guerra de la información”, dijo. “Una vez que los funcionarios rusos vieron que la guerra de la información podía perderse debido a las actividades de los medios con sede en Rusia, creo que se indignaron y decidieron cerrarlos”, completó.

El cierre el jueves de Eco de Moscú, una estación de radio de 32 años de antigüedad, fue especialmente impactante, dijo. “Se ha convertido en parte de la identidad rusa como ‘El lago de los cisnes’ o ‘Guerra y paz’. Y ahora ya no está”.

Poco después de la invasión de Ucrania la semana pasada, el regulador de medios de Rusia, Roskomnadzor, les envió una advertencia a Eco y a otros nueve medios, ordenándoles que eliminaran noticias y comentarios que usaran términos como “invasión” y “guerra” para describir la incursión. Uno de ellos fue el periódico independiente Novaya Gazeta, cuyo editor Dmitry Muratov ganó recientemente el Premio Nobel de la Paz.

El lunes, Muratov le dijo al New Yorker que seguían “llamando guerra a la ‘guerra’”. El viernes, el periódico anunció que eliminaría sus reportajes de guerra debido a la nueva ley.

Otro fue TV Rain, el último canal de televisión independiente del país. Dos horas después de que el gobierno bloqueara su sitio web el miércoles, el jefe de redacción, Tikhon Dzyadko, y su esposa, la directora de noticias de la estación, huyeron del país. La estación emitió su última transmisión a través de YouTube el jueves.

En una entrevista con The Washington Post de Turquía, Dzyadko lamentó el final del trabajo que había estado haciendo su estación. “En un país que es libre solo en el papel pero que en realidad se ha vuelto más represivo, en un país así, éramos absolutamente libres y decíamos lo que queríamos decir e informar sobre cosas realmente importantes”, dijo.

Algunos colegas también huyeron, mientras que otros permanecen en Rusia. “Todos nosotros estamos tratando de entender dónde estamos y qué está pasando”.

Rusia también bloqueó el acceso a Facebook y a las transmisiones y sitios web de organizaciones de medios occidentales, incluidas Voice of America, Deutsche WelleRadio Free Europe/Radio Liberty y BBC, que anunció que suspendería temporalmente el trabajo de sus periodistas en Rusia: “No estamos preparados para exponerlos al riesgo de enjuiciamiento penal simplemente por hacer su trabajo”. Algunos periodistas estadounidenses radicados en Rusia se fueron antes de que se aprobara la ley.

Una portavoz de la compañía dijo que The Washington Post aún está evaluando el impacto potencial de la nueva ley en sus corresponsales y personal local.

El gobierno ruso posee o controla la mayoría de los canales de televisión de los que los rusos mayoritariamente obtienen sus noticias. Pero durante varios años, mientras Rusia intentaba participar en la arena global, Putin “trató de parecer amigable con los medios y periodistas independientes”, dijo Said.

Sin embargo, como siempre ha sido una historia incómoda. A fines de la década de 1990 y principios de la de 2000, Rusia estuvo plagada de una serie de asesinatos de periodistas de alto perfil. Y durante las dos décadas de Putin en el poder, los oligarcas han comprado muchos medios de comunicación independientes.

Putin se centró en las noticias de televisión en los primeros años de su presidencia, dijo Kolpakov, pero dejó intactos los periódicos y sitios web: “No lo vieron como una parte importante del mercado” para controlar la opinión pública. Dzyadko vio la tolerancia de Rusia hacia los medios independientes principalmente como un escaparate.

“Hubo una idea para que pareciera que Rusia es democracia”, dijo. “Pero un día decidieron que no querían hacerlo más”. Las medidas enérgicas se produjeron durante las incursiones rusas en Chechenia, Georgia y Crimea.

La prensa independiente a menudo pudo hacer un “trabajo reflexivo y heroico”, dijo Philip Seib, profesor emérito de periodismo y diplomacia pública en la Universidad del Sur de California y autor de “Información en guerra: periodismo, desinformación y guerra moderna”. Pero en su mayoría sirvió como una fachada: “periodismo Potemkin”, dijo, “detrás del cual están las principales entidades estrictamente controladas” de los medios estatales.

“Cuando surgen dificultades políticas globales, se derriba la fachada y se prohíbe la verdad”, añadió Seib.

Desde 2019, Rusia ha designado a decenas de periodistas y organizaciones de medios como “agentes extranjeros”, incluidos Rain TV y MeduzaUno de los periodistas de Meduza, Ivan Golunov, fue arrestado por cargos de drogas manufacturadas, lo que provocó protestas masivas antes de ser liberado.

TV Rain, que aumentó su audiencia con la cobertura de las manifestaciones antigubernamentales de 2010 y 2011, se eliminó de los principales proveedores de cable y satélite en 2014 antes de pasar a YouTube, donde Dzyadko dijo que su audiencia promedió alrededor de 15 millones de espectadores mensuales.

“La designación de ser un agente extranjero, la idea era mostrarle a la gente que éramos espías y enemigos, pero en cambio, nuestra audiencia se hizo más grande”, dijo.

Los medios independientes han estado especialmente bajo presión en los últimos dos años, desde que se enmendó la constitución rusa para permitir que Putin siguiera siendo presidente hasta 2036 y el líder de la oposición, Alexei Navalny, fue envenenado y arrestado. En abril de 2021, el Kremlin declaró a Meduza agente extranjero. Los anunciantes lo abandonaron, lo que obligó a Meduza a cerrar la oficina y despedir personal. Las fuentes comenzaron a temer hablar con sus reporteros, dijo Kolpakov. Y luego, las sanciones de EE. UU. dificultaron que Meduza accediera a los fondos donados de los que había llegado a depender.

“No es como América Latina, donde le disparan a la gente en la calle, pero sigue siendo una profesión peligrosa y hay muchos métodos que usan las autoridades para presionar a la gente”, dijo. “Tengo una gran preocupación por la seguridad de nuestra gente. No puedo decirles cuántas personas tenemos o dónde se encuentran porque es muy peligroso”.

El jueves, Meduza publicó un editorial en el que decía que continuaría informando sobre los acontecimientos que se desarrollaban en el país, mientras pudiera, y señaló que “dentro de unos días, tal vez incluso hoy, es posible que no queden medios independientes en Rusia”.

Y los últimos segundos de Rain TV el jueves presentaron a docenas de empleados que se habían reunido en el set y se marchaban juntos.

“No a la guerra”, dijo el propietario y cofundador de la emisora. Y luego la transmisión pasó a una escena del ballet “El lago de los cisnes”, que la televisión estatal suele transmitir durante momentos de agitación política, sobre todo durante el fallido intento de golpe de Estado de 1991 que precedió a la caída de la Unión Soviética.

“Sabemos cuándo y por qué esto se reprodujo una vez en la televisión rusa, y sabemos qué sucedió poco después”, dijo Dzyadko. “Entonces, dado que somos optimistas, esperamos que lleguen buenos tiempos”.