El principal fiscal del tribunal advirtió que “cualquier lado que apunte directamente a civiles u objetos civiles está cometiendo un crimen bajo el Estatuto de Roma y el derecho internacional humanitario”

Los investigadores de la Corte Penal Internacional partieron el jueves hacia Ucrania para comenzar a investigar posibles crímenes de guerra, dijo el principal fiscal del tribunal en una entrevista.

Karim Khan dijo a Reuters que su oficina vería si había evidencia de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y actos de genocidio -los delitos bajo la jurisdicción de la corte- por parte de todas las partes en el conflicto.

Cuando se le preguntó sobre los informes de ataques de artillería en los pueblos y ciudades de Ucrania, Khan dijo: “Cualquier lado que apunte, apunte directamente, a civiles u objetos civiles está cometiendo un crimen bajo el Estatuto de Roma y el derecho internacional humanitario”, refiriéndose a la estatuto que creó la Corte.

Cientos de soldados rusos y civiles ucranianos han muerto desde que el presidente Vladimir Putin envió a sus tropas al otro lado de la frontera el 24 de febrero.

Rusia niega haber atacado a civiles y dice que su objetivo es “desarmar” a Ucrania y arrestar a los líderes a los que llama falsamente neonazis.

La Corte Penal Internacional (CPI), que cuenta con 123 estados miembros, procesa a las personas responsables de las peores atrocidades cuando un país no puede o no quiere hacerlo.

Ni Rusia ni Ucrania son miembros de la CPI y Moscú no reconoce el tribunal, que se inauguró en La Haya en 2002.

Ucrania firmó una declaración en 2014 otorgando al tribunal jurisdicción sobre presuntos delitos graves cometidos en su territorio a partir de 2014, independientemente de la nacionalidad de los perpetradores.

“La ley de la guerra continúa aplicándose y tenemos una jurisdicción clara”, dijo Khan. “Este es un recordatorio para todas las facciones, para todas las partes en conflicto, de que deben comportarse de conformidad con las leyes de la guerra”.

Si se descubre que se han cometido crímenes de guerra en Ucrania, dijo Khan, su oficina seguirá la evidencia en la cadena de mando, hasta los niveles más altos de la oficina política y militar.

Cualquiera que esté involucrado en un conflicto debe darse cuenta de que no tiene licencia para delinquir”, dijo.

El equipo de acusación inicial enviado el jueves está compuesto por investigadores, abogados y personas con experiencia particular en planificación operativa.

Los fiscales han dicho que también examinarán posibles delitos en el conflicto que se remontan a la ocupación rusa de la península de Crimea en 2014 y las actividades de los separatistas prorrusos en Donbass. La oficina de Khan ha dicho anteriormente que tenía motivos razonables para creer que se produjeron violaciones en Ucrania.

El informe anual de 2020 del fiscal, basado en investigaciones preliminares, citó presuntos asesinatos y torturas en Crimea y ataques a civiles, torturas, asesinatos y violaciones en el este de Ucrania.

El miércoles el Reino Unido hizo lideró los esfuerzos junto a la comunidad internacional para acelerar una investigación de la Corte Penal Internacional (CPI) sobre los crímenes de guerra cometidos por Rusa en Ucrania. La iniciativa tiene el acompañamiento de 38 países, lo que sería la alianza más grande en la historia para llevar un caso a la CPI.

La canciller británica Liz Truss aseguró que la maquinaria militar de Putin está atacando a civiles indiscriminadamente y arrasando ciudades en toda Ucrania.

“Se necesita con urgencia una investigación por parte de la Corte Penal Internacional sobre los actos de barbarie de Rusia y es justo que los responsables rindan cuentas. El Reino Unido trabajará en estrecha colaboración con los aliados para garantizar que se haga justicia”, dijo Truss.