Igor Konashenkov, portavoz del ejército, reportó que otros 1.597 resultaron heridos

En el primer balance publicado desde el inicio de la invasión, Rusia reportó este miércoles que perdió 498 soldados en suelo ucraniano y otros 1.597 resultaron heridos.

“Desgraciadamente […] tuvimos pérdidas. 498 militares rusos murieron […] 1.597 de nuestros camaradas fueron heridos” durante las operaciones militares rusas iniciadas el 24 de febrero, declaró el portavoz del ejército, Igor Konashenkov, en unas imágenes difundidas por la televisión pública rusa.

Más temprano, el Servicio Estatal de Emergencia de Ucrania (DSNS, por sus siglas en ucraniano) denunció que más de 2.000 civiles ucranianos murieron desde el comienzo de la invasión lanzada por Vladimir Putin el pasado 24 de febrero.

“Durante los siete días de la guerra Rusia ha destruido cientos de infraestructuras de transporte, viviendas, hospitales y guarderías. En este tiempo han muerto más de 2.000 ucranianos, sin contar a nuestros defensores”, señaló el DSNS en su página de Facebook.

“Niños, mujeres y fuerzas de defensa pierden la vida cada hora”, agregó en un comunicado.

El DSNS también destaca que sus socorristas han conseguido salvar la vida de más de 150 personas, evacuar a otras 500 y sofocar más de 400 incendios provocados por los bombardeos rusos.

En el séptimo día de invasión, las tropas rusas aterrizaron este miércoles en Járkov (este), la segunda ciudad ucraniana, y aseguraron haber tomado Jersón (sur).

En Járkov al menos cuatro personas murieron y nueve resultaron heridas en bombardeos rusos contra la sede de los servicios de seguridad y contra una universidad.