El autor plantea el rol de la OTAN y la necesidad de una intervención mayor y definitiva contra el jefe del régimen de Moscú

Estamos presenciando, literalmente viendo en directo, cómo Vladimir Putin comete un genocidio a escala industrial en Ucrania mientras la alianza militar más poderosa de la historia se mantiene al margen. Es imposible no mostrar las emociones, pero seamos también racionales y centremos nuestra rabia en los hechos.

Putin ha vuelto a mandar al infierno a Emmanuel Macron, no es ninguna sorpresa. La OTAN/Unión Europea ya le han dicho a Putin que no tocarán sus fuerzas, ¿por qué debería escuchar? Rusia está aumentando los objetivos y el número de muertos aumenta cada hora y la falta de agua y electricidad es crítica.

Ningún tratado prohíbe a las naciones de la OTAN luchar para defenderse en Ucrania. Es una elección basada en el riesgo de que Putin se vuelva nuclear, dicen muchos. Que armar a los ucranianos es un riesgo aceptable de Tercera Guerra Mundial y que la ciudadanía del piloto o soldado cambia el cálculo nuclear de Putin, o de la OTAN.

Si se preocupan tanto por la letra pequeña y creen que Putin también lo hace, pídanle a Volodimir Zelensky que expida pasaportes ucranianos a cualquier voluntario para volar en combate. Vendan aviones a Ucrania por 1 euro cada uno y pinten banderas de Ucrania en ellos. ¿Crees que a Putin le importará? ¿Vale la pena perder vidas?

Esto ya es la Tercera Guerra Mundial. Putin la empezó hace mucho tiempo y Ucrania es sólo el frente actual. Se intensificará de todos modos, y es aún más probable si tiene éxito en la destrucción de Ucrania porque usted ha vuelto a convencerlo de que no lo detendrá a pesar de que podría hacerlo.

Biden y otros insisten en que la OTAN tomaría represalias si Putin ataca a los miembros del Báltico. Viendo Ucrania, no estoy nada seguro de eso, y Putin tampoco lo estará. Si el cálculo es sobre el riesgo nuclear, no es diferente sobre Estonia que sobre Ucrania. No digas que “Putin nunca lo haría”.

Si esto te suena, es el mismo argumento de 2014, cuando Putin invadió Ucrania y se anexionó Crimea. Era demasiado arriesgado detenerlo, me dijeron, mientras yo abogaba por la intervención y advertía que nunca se detendría allí. Aquí estamos, con las bombas lloviendo.

El riesgo y los costes son mayores ahora porque la gente “razonable” de Occidente siempre elige un riesgo menor hoy para garantizar un riesgo mayor mañana. Despejar los cielos de la República de Ucrania tras un periodo de advertencia es arriesgado. Dejar que Putin destruya Ucrania es más arriesgado, y un desastre humano y moral.

No se puede esperar. Esto no es ajedrez; no hay tablas ni estancamiento. O Putin destruye Ucrania y finalmente golpea a la OTAN con una catástrofe aún mayor, o Putin cae en Rusia. No se le puede detener con debilidad.

Los corredores para introducir armas, alimentos y medicinas y sacar a los refugiados se están estrechando y pueden cerrarse. Putin puede bombardear los trenes, cerrar las fronteras con las naciones de la OTAN. Las probabilidades de que las fuerzas rusas golpeen un activo de la OTAN están aumentando, ¿y luego qué? ¿Seguimos observando?

Si su respuesta es no, que si un ala de un jet ruso cruza el espacio aéreo polaco por supuesto la OTAN se compromete inmediatamente, pregunte por qué miles de civiles ucranianos que mueren primero importan menos que un tratado, y qué dice eso a Putin. ¿Eso es que se es honorable o un tonto? Ya lo sabemos.

Como dije en 2014 y hace una semana fatídica, el precio de detener a un dictador siempre sube. Lo que hubiera sido suficiente para detener a Putin hace 8 años o 6 meses o 2 semanas no es suficiente hoy, y el precio volverá a subir mañana. Luchar. Encontrar una manera.

Putin promete exterminar a los ucranianos mientras nosotros miramosUcrania no hizo nada malo, sino que trató de unirse al mundo democrático que ahora es testigo de los crímenes contra la humanidad en tiempo real. No es incapaz. Sin voluntad. Cierren los cielos.