El ex campeón mundial de peses pesados no está interesado en subir nuevamente a un ring, pues le va bien en su negocio de la mariguana

Mike Tyson, uno de los legendarios hombres del boxeo sorprendió a sus seguidores hace unos meses con su impactante físico a sus más de 50 años, mismo que obtuvo al prepararse físicamente para volver a subir al ring ante su rival Roy Joner Jr. Pero nadie olvida sus polémicas con las drogas, las fiestas y el cómo despilfarraba su dinero, al grado de que el rapero 50 Cent tuvo que comprar su mansión para salvarlo de la quiebra, una situación que narró el mismo Iron Mike cuando en 2003 se tuvo que declarar en bancarrota.

Con los años, Mike Tyson ha aprendido gracias a los duros golpes de la vida, por lo que no solo bajó de peso, sino que también  decidió salir del retiro para enfundarse unos guantes, pero tras aquella pelea, ahora ya no está interesado en dar más exhibiciones, ni le interesan los 100 millones de dólares que le ofrecían por subir al ring. “Cada 12 o 13 meses, boom, falta algo. Boom, me falta masa muscular, boom, siempre es algo diferente. Quería hacerlo la primera vez, sólo por diversión, para pasarlo bien. Algunas personas lo llevaron a otro nivel y lo hicieron financiero y se acabó la diversión”, mencionó Tyson en entrevista para Forbes.