Con Rusia aislada en la escena internacional y desafiada en el Mediterráneo oriental, un Israel militarmente fuerte es un buen lugar para respaldar la alianza occidental

La grave crisis militar, política y económica de Ucrania, que hasta esta fase involucra principalmente a Estados Unidos y a toda Europa, pero que en la práctica es ya una crisis mundial (es posible que China se sume pronto como otro actor importante), plantea a Israel serios desafíos, y al mismo tiempo nuevas oportunidades.

En este punto, parece que el destino militar de la batalla se decidirá pronto, a pesar de la severa resistencia del pueblo ucraniano. El presidente ruso, Vladimir Putin, considerará la ocupación de Ucrania como un éxito asombroso, se esforzará por sustituir rápidamente el régimen de Kiev por un gobierno títere y, muy probablemente, exigirá un referéndum para determinar que “el pueblo ucraniano quiere volver a la Madre Rusia”Bielorrusia, el único aliado de Rusia, tampoco está lejos de ello.

Tras un breve paréntesis y en consonancia con la evolución de los acontecimientos respecto a Estados Unidos y la OTAN, Putin tendrá que decidir si continúa con el camino y exige enérgicamente la “desmilitarización” o incluso una presencia militar en los países bálticos miembros de la OTAN, algunos de los cuales tienen una minoría rusa “que hay que proteger del genocidio”. Moldavia, cuya región de Transnistria ya está bajo influencia rusa, podría ser otro objetivo.

La crisis en Ucrania es sólo la primera etapa de una crisis global emergente. Ya se puede tener la impresión de que la agresión rusa ha provocado un cambio histórico en la actitud de los Estados miembros de la OTAN e incluso de los países europeos neutrales y ha llevado a la unión y a la disposición a desafiar militarmente a Rusia si se atreve a atacar a uno de ellos.

Alemania suministrará mil misiles antitanque y 500 misiles antiaéreos Stinger a Ucrania; los Países Bajos suministrarán armas antitanque y artillería Howitzer al país atacado; Finlandia y Suecia cambiaron su antigua política de neutralidad y anunciaron envíos de armas a Kiev tras participar en una reunión de la OTAN en la que se debatió la situación en Ucrania. La Unión Europea financiará la compra de armas para el gobierno ucraniano por un importe de 450 millones de euros, por primera vez para financiar armamento para un país en guerra, incluyendo aviones, probablemente MiG-29 aún activos en la Fuerza Aérea de Polonia y Bulgaria.

Peor para Putin, en un cambio de política histórico, el canciller alemán Olaf Scholz ha anunciado una enorme inversión en defensa que ahora se disparará al 2% del PIB de su país, y este año el presupuesto se situará en 100 mil millones de euros, frente a los 47 mil millones del año pasado. “Está claro que debemos invertir mucho más en la seguridad de nuestro país. Para proteger nuestra libertad y nuestra democracia”, dijo Scholz.

De regreso a la Guerra Fría

Las severas sanciones financieras y económicas, incluidas las impuestas a Putin y al ministro de Asuntos Exteriores Lavrov, el cierre del espacio aéreo europeo a todos los aviones rusos, el bloqueo de los medios de propaganda rusos de propiedad estatal (RT-Russia Today y Sputnik), la expulsión de Rusia del Festival de la Canción de Eurovisión y de importantes competiciones de fútbol, han provocado una devaluación del rublo del 30% y el salto del tipo de interés al 20% desde el 9%, así como un grave daño de imagen al régimen de Putin.

Es interesante observar en este contexto la posición prudente de China, que expresó su apoyo a la integridad territorial de Ucrania y se sumó a las sanciones a algunos bancos rusos.

De hecho, volvemos a la Guerra Fría, esta vez no según las inclinaciones ideológicas sino según los intereses geopolíticos nacionales.

Como se recordará, durante la Guerra Fría, Israel era importante para Estados Unidos y la OTAN, la alianza democrática occidental, en la zona estratégica de Oriente Medio frente al bloque soviético y sus aliados árabes radicales.

En la nueva realidad, Israel vuelve a ser un país de gran importancia estratégica para Occidente, esta vez en mejores condiciones.

Militarmente, Israel es más fuerte, aunque sea un socio extranjero de la OTAN, pero integrado en gran parte de los ejercicios de la organización y un aliado regional con Grecia, Rumanía, Bulgaria y Chipre. Además, Turquía ha dejado de oponerse a la participación de Israel en las actividades de la OTAN.

Israel tiene ahora acuerdos de paz estables con Egipto y Jordania y cálidos Acuerdos de Abraham con los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Marruecos y una relación secreta pero en desarrollo con Arabia Saudí.

El problema palestino como factor perturbador de las relaciones entre Israel y Europa ha perdido importancia debido a las luchas de poder en la Autoridad Palestina por el legado de Abu Mazen, la debilidad de Hamás en el ámbito regional e internacional y el desarrollo de las relaciones entre Israel y otros países árabes y musulmanes.

El problema turco

El problema del lugar que ocupa la Turquía del presidente Erdogan en este sistema regional sigue vigente. Turquía sigue siendo miembro de la OTAN, se encuentra en una situación geopolítica crucial, en la frontera sur de Rusia, y mantiene los estrechos del Bósforo y los Dardanelos en el Mar Negro. Sus relaciones con Rusia son complejas, especialmente en Siria y Asia Central, tras la guerra de Nagorno-Karabaj, y sus estrechas relaciones con Ucrania. Últimamente, Turquía ha reforzado sus relaciones con los Emiratos Árabes Unidos y está coqueteando con Egipto.

Teniendo en cuenta el intento de Erdogan de mejorar las relaciones con Israel, y a pesar de las muchas sospechas sobre su futura conducta, debería examinarse la posibilidad de coordinar posiciones en el contexto de los intereses de los dos Estados en Siria.

A pesar de la tendencia de Estados Unidos a alejarse de Oriente Medio para concentrarse en el enfrentamiento con China, en la nueva realidad, cuando los resultados del enfrentamiento con Rusia afecten también al ámbito asiático, la importancia de los países de nuestra región aumentará, incluso para los precios y el suministro de gas y petróleo a Europa.

También aumentará la importancia de Israel como aliado estable y de larga data en una zona amenazada por las convulsiones.

Israel tiene dos problemas estratégicos cruciales en sus relaciones con Rusia.

El problema inmediato es la presencia militar rusa en Siria y si existe el peligro de que cambien los acuerdos existentes que han permitido a Israel actuar con bastante libertad contra los intentos de Irán, Hezbolá y las milicias chiíes de establecer una presencia extraterritorial cerca de los Altos del Golán, y más allá, con la amenaza constante del frente norte.

La “patrulla aérea” ruso-siria cerca del Golán en enero y varios otros movimientos rusos en el sur de Siria fueron probablemente una señal del Kremlin a Israel para actuar de acuerdo con los intereses rusos en la crisis emergente en Europa, incluyendo la mención de los Altos del Golán como territorio ocupado después del discurso del Ministro de Asuntos Exteriores Lapid condenando el ataque a Ucrania. Hemos visto los resultados en el enfoque político cauteloso y vacilante de Israel desde el estallido de la crisis.

A medio plazo, la política de Rusia sobre la cuestión nuclear iraní es también muy importante, dado su papel en las negociaciones en curso en Viena, como país que debería absorber una gran parte del uranio enriquecido y del equipo técnico que se liberará de Irán.

Lo anterior no debe interpretarse como un intento de convertir a Israel en un actor hostil de Rusia en la región en general y en Siria en particular.

El principal objetivo de Israel es convencer al presidente Putin de que su política en Siria contra Irán y sus aliados es una necesidad estratégica cardinal e Israel no renunciará ni reducirá sus acciones contra la presencia y subversión del “eje de la resistencia” en suelo sirio.

Israel puede asegurar a Rusia la neutralidad y la continua y estrecha coordinación en lo que respecta a sus actividades contra el “eje de la resistencia”, lo que permitirá la continuidad de la supervivencia del régimen de Assad, la presencia militar rusa en el país y la preservación de sus intereses en el mismo.

Rusia sabe bien, por la experiencia del pasado, mientras apoyaba a los estados árabes que luchaban contra Israel, que el estado judío no rehúye la defensa de sus intereses existenciales y siempre ha encontrado las soluciones creativas para neutralizar la amenaza de las armas soviéticas o rusas dirigidas contra él.

Rusia también debería considerar que su estatus naval en el Mediterráneo Oriental se ha debilitado como resultado de la unificación y la asertividad de los estados miembros de la OTAN.

Después de que el ministro de Asuntos Exteriores turco calificara de guerra la invasión rusa de Ucrania, el presidente Erdogan declaró el 28 de febrero que Turquía utilizaría la autoridad que le otorga el Tratado de Montreux de 1936 para actuar con el fin de evitar una escalada de la crisis, restringiendo el paso de buques de guerra (refiriéndose claramente a los activos de la armada rusa) a través del Estrecho desde el Mediterráneo hasta el Mar Negro. Esta decisión puede ayudar a reparar los lazos de Turquía con la OTAN, aunque se arriesga a las represalias rusas.

Por tanto, mantener una relación correcta con Israel será aún más importante para Rusia en el futuro.

La posición rusa respecto al programa nuclear iraní es más compleja. Es posible que incluso después de la firma de un acuerdo internacional, Teherán decida esforzarse por conseguir una capacidad nuclear militar, como lección del caso de Ucrania, que desmanteló su arsenal de armas nucleares después de 1994, basándose en el compromiso de Estados Unidos, Rusia y Gran Bretaña de respetar su independencia y soberanía.

Además, Irán puede solicitar y recibir de Rusia armas defensivas como baterías S-400 y aviones de combate avanzados que le protegerán de ataques contra sus instalaciones nucleares, ya que las sanciones en este ámbito se levantaron ya en octubre de 2020.

Israel podría negociar con Rusia para encontrar alternativas que no fortalezcan a Irán.

En conclusión, en una era de una nueva Guerra Fría, bajo condiciones geopolíticas más complejas, con Rusia aislada en la arena internacional y desafiada en la cuenca del Mediterráneo Oriental, es importante que Israel se identifique claramente, a nivel político, con la alianza occidental, como ya se refleja en la decisión del gobierno israelí de apoyar la resolución de la Asamblea General de la ONU que condena la invasión rusa de Ucrania.

En última instancia, el apoyo de Estados Unidos y Europa a Israel es extremadamente importante si la cuestión nuclear iraní requiere una solución militar, quizás en un futuro no muy lejano.

Frente a Rusia, Israel debe seguir una política asertiva, pero respetando sus intereses estratégicos inmediatos en Siria.