El alcalde local volvió a reclamar un “cese al fuego” para establecer “un corredor humanitario” que permita “traer alimentos y medicamentos”

La ciudad estratégica portuaria de Mariupol, en el este de Ucrania, enfrenta un “bloqueo” y ataques “implacables” de las fuerzas rusas, informó el sábado el alcalde, Vadim Boitchenko, quien volvió a pedir que se permita instalar un corredor humanitario en el lugar.

“Buscamos soluciones a los problemas humanitarios y todos los medios posibles para sacar a Mariupol del bloqueo”, dijo el mandatario local en un mensaje que se publicó en la cuenta de Telegram del gobierno de la ciudad.

“Nuestra prioridad es alcanzar un alto el fuego para que podamos recuperar las infraestructuras vitales e instalar un corredor humanitario para traer alimentos y medicamentos a la ciudad”, agregó.

La toma de esta ciudad de 450.000 habitantes, situada al borde del mar de Azov, sería un importante giro en la invasión rusa de Ucrania porque permitiría conectar a las fuerzas rusas en la ocupada península de Crimea con las tropas separatistas prorrusas en el este ucraniano.

“Creo que este trabajo coordinado de todas las verticales de poder tendrá éxito y conseguiremos el ansiado respiro y poder llevar a cabo una misión humanitaria. Los detalles sobre esto serán mañana por la mañana”, explicó Boitchenko.

Además, señaló que las “Fuerzas Armadas de Ucrania, la Guardia Nacional, el Regimiento Azov, los Marines, los guardias fronterizas, la policía y los rescatistas están de pie en el afueras de la ciudad”.

“En el noveno día de la guerra, nuestros defensores no permitieron que los invasores entraran en Mariupol. En el noveno día, defienden nuestro derecho a vivir en su tierra. Gracias, ustedes son nuestros héroes. Juntos definitivamente resistiremos, definitivamente ganaremos. ¡Gloria a Ucrania!”, cerró el comunicado.

El jueves pasado, el alcalde de Mariupol acusó a las tropas rusas de querer asediar la ciudad al destruir puentes y trenes para impedir la salida de los pobladores.

“Desde hace cinco días nuestra ciudad natal, nuestra familia de medio millón de habitantes, sufre ataques implacables”, escribió el mandatario local, quien llamó a mantener la resistencia.

Aseguró que la ciudad está defendida por unidades del ejército ucraniano, la Guardia Nacional, el regimiento ultranacionalista Azov, guardas fronterizos y la infantería de marina.

El jueves pasado, Rusia y Ucrania acordaron la necesidad de crear corredores humanitarios para ayudar a los civiles a escapar de los combates, el primer avance aparente en las conversaciones. Pero parece que se ha avanzado poco desde entonces en su aplicación.

Algunos residentes de Mariupol han huido al centro de la ciudad para escapar de los bombardeos más intensos en las afueras, dijo el empresario de 30 años Ivan Yermolayev, que se ha refugiado en el pequeño sótano de su casa en la ciudad y ha hecho fila para conseguir agua en un pozo local.