La cadena de broadcasting inglesa fue prohibida en Rusia en medio de la invasión dispuesta por el Kremlin en Ucrania. Moscú bloquea toda información que no sea oficial para que el público ruso no sepa qué ocurre más allá de las fronteras

Mientras Rusia intenta cortar el flujo de información en Ucrania atacando su infraestructura de comunicaciones, el medio de comunicación británico BBC está revisando una táctica de difusión popularizada durante la Segunda Guerra Mundial: la radio de onda corta.

La BBC dijo esta semana que utilizaría frecuencias de radio que pueden viajar a largas distancias y ser accesibles en radios portátiles para transmitir sus noticias del Servicio Mundial en inglés durante cuatro horas al día en Kiev, la capital ucraniana, y en partes de Rusia.

Se suele decir que la verdad es la primera víctima de la guerra”, dijo Tim Davie, director general de la BBC, en un comunicado. “En un conflicto en el que abundan la desinformación y la propaganda, hay una clara necesidad de noticias objetivas e independientes en las que la gente pueda confiar”.

El martes, proyectiles rusos alcanzaron la principal torre de radio y televisión de KievOleksii Reznikov, ministro de Defensa ucraniano, escribió en Twitter que el objetivo de Rusia era “quebrar la resistencia del pueblo y el ejército ucranianos”, empezando por “la ruptura de la conexión” y “la difusión de mensajes masivos FAKE que la dirección del país ucraniano ha aceptado abandonar”.

La radio de onda corta ha sido durante décadas un vehículo para llegar a los oyentes en zonas de conflicto, utilizado para entregar despachos crepitantes a los soldados en la guerra del Golfo Pérsico, enviar códigos a los espías en Corea del Norte y pontificar a través de la Cortina de Hierro durante la Guerra Fría. Pero las formas más modernas de radio, junto con Internet, acabaron por desbancar a la onda corta; la BBC retiró sus transmisiones de onda corta en Europa hace 14 años.

En la última semana de febrero, la audiencia del sitio web de la BBC en lengua ucraniana se duplicó con respecto al año anterior, alcanzando los 3,9 millones de visitantes, según informó la cadena el miércoles. La BBC también ofrece cobertura informativa en el país a través de su sitio web, YouTube, Facebook, Twitter, Telegram, Viber y Espreso TV.

Millones de rusos también acuden a la BBC, según la emisora. La audiencia del sitio web de noticias en ruso de la BBC alcanzó la cifra récord de 10,7 millones de personas la semana pasada, lo que supone más que triplicar su media semanal en lo que va de 2022, según la empresa. Los visitantes de la página web de la BBC en inglés desde dentro de Rusia aumentaron un 252 por ciento, hasta 423.000.

Dentro del país, la BBC también publica actualizaciones en Telegram, Instagram, Facebook y YouTube. Otros medios de comunicación occidentales también han experimentado un aumento de la audiencia. Las visitas a las plataformas digitales de The Guardian por parte del público ruso y ucraniano aumentaron un 180% desde enero.

La cobertura de la BBC ha provocado quejas de funcionarios rusos. Maria Zakharova, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, dijo durante una sesión informativa emitida por RT, el medio de comunicación ruso respaldado por el Kremlin, que Rusia era víctima de un “terrorismo informativo sin precedentes” que se “dedicaba a desacreditar las acciones rusas” y a “crear histeria en torno a los acontecimientos ucranianos”.