La escudería de la Fórmula 1 informó que terminó su contrato laboral con el piloto ruso “con efecto inmediato”.

La escudería Haas de Fórmula 1 ha dado por concluido el contrato que mantenía con el piloto ruso Nikita Mazepin, así como con su patrocinador de Uralkali, como consecuencia de la invasión de Ucrania por parte de Rusia. “Haas F1 Team ha decidido dar por terminado, con efecto inmediato, su relación con el patrocinador de Uralkali, así como el contrato con piloto Nikita Mazepin”, se anuncia en las redes sociales de la escudería.

Asimismo, en el comunicado se indica que “como el resto de la comunidad de la F1, el equipo está sorprendido y entristecido por la invasión de Ucrania y deseamos una forma pacífica para resolver el conflicto”. Nikita Mazepin, de 23 años, llegó a Hass F1 en 2021, convirtiéndose en compañero del alemán Mick Schumacher. El padre de Nikita Mazepin, el oligarca ruso-bielorruso Dmitry Mazepin, es amigo personal del presidente Vladimir Putin y patrocinador principal de Haas por mediación de su empresa, Uralkali.

FIA permite correr a los pilotos rusos, pero sin bandera ni símbolos El pasado martes, la FIA anunció que permitiría a los pilotos rusos del Mundial de Fórmula 1 competir bajo bandera neutral, solo un par de días antes de que el ‘Gran Circo’ rescindiese su contrato con el Gran Premio de Rusia. Así, además de Mazepin podrían seguir participando sus compatriotas Daniil Kvyat, ex piloto de AlphaTauri y actual piloto reserva de BWT Alpine, y Robert Shwartzman, piloto probador de la escudería Ferrari.

Posteriormente, el viernes, la FIA confirmó que todos los corredores rusos y bielorrusos deberían firmar una declaración especial de compromiso, formada por 10 puntos, para poder participar en cualquier prueba. Entre otras decisiones, los pilotos deberán reconocer el compromiso de la FIA de solidarizarse con “todos los que sufren como resultado del conflicto”, aceptar participar como neutrales, no mostrar “ningún símbolo, color o bandera nacional de Rusia o Bielorrusia públicamente o a través de las redes sociales” o no expresar “ningún apoyo (directo o indirecto) a las actividades rusas y/o bielorrusas con respecto a Ucrania”.