El ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian aseguró que “hay que temer una lógica de asedio”, a la que “los rusos están acostumbrados” refiriéndose a los bombardeo de varias ciudades ucranianas

“Es posible que lo peor esté por llegar” en la invasión que Rusia lleva adelante en Ucrania, declaró este jueves el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, refiriéndose al asedio y bombardeo de varias ciudades ucranianas.

“Hay que temer una lógica de asedio”, a la que “los rusos están acostumbrados”, advirtió Le Drian en la televisión pública France 2.

“Recuerde Alepo, Grozny”, dijo el ministro francés refiriéndose a la ciudad de Siria y a la capital de Chechenia, devastadas por bombardeos rusos en 2016 y 1999 respectivamente.

Entretanto, Francia recomienda a sus ciudadanos en Rusia “cuya presencia no es esencial” partir del país.

Por otro parte, Alemania aumentará el suministro de armas a Ucrania tras la invasión rusa con el envío de 2.700 misiles antiaéreos adicionales, dijo el jueves a la AFP una fuente gubernamental.

El gobierno alemán “aprobó un nuevo apoyo para Ucrania”, con el suministro de misiles antiaéreos de tipo STRELA, de fabricación soviética, que provienen de las existencias del ejército de la antigua Alemania Oriental, antes de la reunificación en 1990, agregó la fuente.

Es tal el apoyo que está recibiendo Ucrania por parte de la comunidad internacional, que hasta países que históricamente se han mostrado neutrales ante los diferentes conflictos armados, ahora se ubican del lado de Kiev para contener el avance de las tropas rusasFinlandia, neutral pero miembro de la Unión Europea (UE), informó al inicio de esta semana que había tomado la decisión “histórica” de suministrar armas a Ucrania.

El pasado sábado, el Gobierno alemán dio un giro al anunciar que enviará “cuanto antes” a las tropas ucranianas mil lanzagranadas antitanque y 500 misiles de defensa antiaérea Stinger pertenecientes a las fuerzas armadas alemanas para apoyar a las tropas ucranianas.

El gobierno confirmó entonces asimismo la autorización a Holanda para el suministro de 400 lanzagranadas antitanque de producción alemana y a Estonia, para el envío de nueve obuses D-30 y munición de las fuerzas armadas de la extinta RDA.

El Ministerio de Economía y Clima informó también la semana pasada de la autorización para el envío de 14 vehículos blindados destinados a la protección personal y, en caso necesario, para fines de evacuación, además del suministro de 10.000 toneladas de carburante vía Polonia.

El canciller alemán, Olaf Scholz, anunció el domingo en una declaración de gobierno ante el Bundestag (cámara baja) la intención de invertir cada año más del 2 % del producto interior bruto en defensa.

El portavoz del gobierno, Steffen Hebestreit, confirmó posteriormente que Alemania pretende alcanzar ya este mismo año el objetivo del 2 % del PIB en defensa.

Scholz anunció, asimismo, una partida extraordinaria de 100.000 millones para rearmar las infradotadas fuerzas armadas alemanas.