“Sentimos que el movimiento militar ruso hacia Kiev está por el momento en punto muerto”, aseveró un funcionario del Ministerio de Defensa de EEUU a los periodistas

El avance militar ruso sobre Kiev se ha estancado momentáneamente como efecto de la resistencia ucraniana y la escasez de combustible y alimentos, afirmó este martes un alto funcionario de defensa de Estados Unidos, quien señaló además que varios soldados rusos se están rindiendo.

“En general, sentimos que el movimiento militar ruso (…) hacia Kiev está por el momento en punto muerto”, aseveró el funcionario a los periodistas.

“Creemos que parte de esto tiene que ver con su propio mantenimiento y logística”, agregó. “Y también creemos que, en general (…) los propios rusos se están reagrupando, repensando y tratando de adaptarse a los desafíos que han enfrentado”.

Seis días después de que Moscú invadió a su vecino ex soviético, el alto funcionario norteamericano dijo que un enorme convoy ruso que se encuentra al norte de Kiev apenas se mueve, pero que Estados Unidos cree que todavía tiene la intención de rodear y cercar la capital de Ucrania, mediante tácticas de asedio si es necesario.

Además, sostuvo que el Ejército de Ucrania continúa desafiando a la fuerza invasora y que los rusos no han logrado el control de los cielos del país. Tampoco han logrado tomar su primer objetivo importante, la segunda ciudad más grande de Ucrania, Járkov, en el noreste, donde se han producido los combates más intensos desde el inicio de la invasión rusa.

Pero en el sur, los rusos han posicionado sus fuerzas a lo largo de la costa desde Crimea hasta la frontera rusa en el este y han rodeado la ciudad portuaria de Mariupol.

El Pentágono cree que el avance de la fuerza de combate de 150.000 efectivos que Rusia dispuso para la invasión de Ucrania (cerca de un 80% de los cuales ha ingresado hasta ahora al país) ha sido mucho más lento de lo planeado y ahora enfrenta escasez de suministros.

“En muchos casos, lo que estamos viendo son columnas que están literalmente sin combustible”, manifestó el funcionario de defensa. “Ahora están empezando a quedarse sin alimentos para sus tropas”.

Según comentó, en algunos casos, las tropas rusas han agujereado deliberadamente los depósitos de gasolina de sus vehículos, presumiblemente para evitar el combate.

El funcionario también afirmó, aunque no ofreció pruebas, que había señales de que la moral empezaba a flaquear en el bando ruso, que utiliza una gran cantidad de soldados reclutados.

Aparentemente, no todos estaban entrenados y preparados del todo, e incluso advertidos de que iban a ser enviados a una operación de combate”, señaló el funcionario.

“Hemos conseguido de forma independiente nuestras propias indicaciones de que la moral está decayendo en algunas de estas unidades”, agregó.

No obstante, además de lidiar con la escasez de combustible, alimentos y piezas de repuesto, el funcionario del Pentágono también opinó que los comandantes rusos que dirigen el extenso convoy hacia Kiev también pueden estar “reagrupando y repensando” sus planes de batalla, haciendo ajustes sobre la marcha.

“Tienen mucho poder a su disposición”, reconoció.

Por su parte, Ucrania advirtió este martes de la preparación por parte de Rusia de una provocación deliberada para justificar la implicación de tropas bielorrusas en la guerra, al tiempo que no descartó un ataque de misiles preventivo contra Bielorrusia.

Rusia prepara una provocación deliberada para justificar la introducción de tropas bielorrusas”, afirmó el Mando General de las Fuerzas Armadas de Ucrania en su página de Facebook.

De acuerdo con los datos de inteligencia disponibles, “ahora hay unos 300 tanques bielorrusos cerca de la frontera entre Bielorrusa y Ucrania”, añadió.

El Mando General de las Fuerzas Armadas indicó que la columna no ha cruzado la frontera todavía y está esperando en la ruta Pinsk-Ivanovo-Drahichyn, a unos 30 kilómetros de la frontera estatal de Ucrania.

Mientras, el secretario del Consejo de Seguridad Nacional y de Defensa, Oleksiy Danilov, no descartó un ataque con misiles preventivo sobre Bielorrusia, según el diario Strana.

Afirmó en el canal de televisión Ucrania 24 que, “si hiciera falta, si hubiera una decisión del comandante en jefe, será aceptada”.

El dictador de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, rechazó hoy de nuevo la posibilidad de que el Ejército bielorruso participe en el conflicto ruso-ucraniano, pero informó de que ha reforzado la frontera occidental del país con cinco batallones adicionales y puesto en alerta sus sistemas de defensa antiaérea.

“El Ejército bielorruso no ha tomado parte en las hostilidades ni va a hacerlo. No vamos a participar en la operación especial en Ucrania. No hay necesidad de ello”, dijo Lukashenko, en una reunión conjunta del Consejo de Seguridad y el Consejo de Ministros, según difundió la agencia oficial BELTA.