El pontífice destacó el gesto de todos aquellos que acogieron refugiados tras la invasión rusa. “Los bendigo de corazón”, dijo

El papa Francisco agradeció este miércoles a los polacos su apoyo a Ucrania y la acogida brindada a los ucranianos que huyen de la guerra tras el ataque de Rusia, que dura ya una semana, durante su saludo a los fieles de este país en la audiencia general celebrada en el aula Pablo VI.

“Fueron los primeros en apoyar a Ucrania, abriendo sus fronteras, sus corazones y las puertas de sus casas a los ucranianos que escapan de la guerra. Les están ofreciendo generosamente todo lo necesario para que puedan vivir de manera digna a pesar del momento dramático”, dijo Francisco.

El papa añadió: “Les estoy profundamente grato y los bendigo de corazón”.

Según el alto comisionado de la ONU para Refugiados (ACNUR), cerca de 860.000 personas han abandonado Ucrania en los cinco primeros días de guerra y más de la mitad de estas personas llegaron hasta ahora a Polonia.

El papa instituyó para este miércoles una jornada de ayuno y oración para los católicos para frenar la guerra en Ucrania tras la invasión de Rusia.

Durante la audiencia recordó esta cita y deseó que “la oración y el ayuno serán una súplica por la paz en Ucrania, recordando que la paz en el mundo siempre comienza con nuestra conversión personal, siguiendo a Cristo”.

“Hagamos de la oración y el ayuno las armas que podrán vencer el pecado, e imploremos a Dios por la paz en el mundo, el fin de la guerra en Ucrania y en las otras naciones que viven la tragedia de la violencia armada”, dijo Francisco el pasado miércoles anunciando esta Jornada.