El piloto de Aston Martin hizo pública su opinión sobre las hostilidades: “Es una sensación extraña incluso levantarse de la cama cuando comienzas el día con las noticias, para motivarte cuando sabes exactamente que hay cosas que son mucho más importantes”

Teniendo en cuenta la personalidad que demostró Sebastian Vettel a lo largo de su carrera, no es una sorpresa que el alemán sea uno de los primeros en el mundo de la Fórmula 1 en adoptar la postura más fuerte al dejar bien claro que no hubiese competido en el Gran Premio de Rusia en el caso de que no se hubiese cancelado el evento. La organización rescindió el contrato con Sochi para organizar el GP, pero técnicamente los pilotos rusos y bielorrusos aún pueden competir bajo una bandera neutral de la FIA.

Los organismos rectores del automovilismo están comenzando a seguir las recomendaciones del Comité Olímpico Internacional y países como el Reino Unido Finlandia se encuentran entre los primeros en prohibir a los pilotos rusos y bielorrusos competir en eventos en sus respectivos países. Esto significaría nuevas barreras para la participación de Nikita Mazepin en el Gran Premio de Gran Bretaña y posiblemente en otros eventos del calendario.

“Creo que todo el mundo tiene una opinión. La pregunta es si todos siempre se atreven a compartirla. No soy tímido en eso, todo lo contrario. Creo que hay ciertos temas en los que no puedes quedarte callado. Es una sensación extraña incluso levantarse de la cama cuando comienzas el día con las noticias, para motivarte cuando sabes exactamente que hay cosas que son mucho más importantes. Gente inocente ya está teniendo que morir. No te puedes imaginar la situación.”, declaró Vettel sobre la guerra entre Rusia y Ucrania en una entrevista con el medio Motorsport.

Y agregó al respecto de cómo está viviendo la situación: “No creo que haya un lado ganador en este tipo de cosas. Estoy en shock absoluto y creo que la consecuencia es muy clara. Los valores y la moral deben estar por encima de todo lo demás. El negocio no es importante en absoluto en ese sentido. Si la gente va a la guerra y muere, no puedo imaginar eso en absoluto. Yo, como todos los demás, me senté y aprendí mucho en la clase de historia y escuché mucho. Me pareció muy interesante todo lo que pasó”.

Cuando se le preguntó si tenía un mensaje para el resto de Europa mientras continúan los ataques de Rusia, Sebastian respondió: “No puedo hablar por el continente. Pero creo que soy tan europeo como muchos otros. En ese sentido estoy muy, muy sorprendido. Desearía que se calmara después de todo, pero algunas personas parecen estar poseídas por la locura. Tienen, creo, su propia verdad y su propia realidad. Que luego otros tengan que sufrir por ello y ser castigados con su vida, eso no tiene sentido”, disparó indignado contra Vladimir Putin.

Y cerró con una reflexión: “Sigo pensando que es extremadamente importante seguir teniendo estas cosas en la conciencia y seguir siendo consciente de ellas. No puedes olvidar cosas así. Y te vuelves más consciente de tales cosas ahora. Como dije, hay esperanza de que las cosas se calmen. Es terrible que se esté saliendo de control”.