Durante la protesta, los manifestantes entonaron al unísono el himno de su nación en señal de lucha y solidaridad con los connacionales.

Alrededor de 50 ucranianos protestaron frente a la embajada de Rusia en México para demostrar su desacuerdo con la invasión rusa a su país. En un principio se tenía planeado lanzar huevos a la embajada, sin embargo, se desplegó un dispositivo de ateneas sobre la calle de Chicontepec y Avenida Revolución para evitar que la manifestación se tornará violenta, al percatarse de la presencia policíaca, la comunidad ucraniana mostró molestia, pues aseguraban no ser ellos los criminales.

Martha Koren, organizadora principal y activista por la paz en Ucrania, organizó un acto representativo y alzó dos huevos y explicó que estos huevos significaban la falta de valor de los funcionarios rusos y dio la pauta para que los participantes lanzarán los huevos al suelo y recordó a los embajadores que la guerra e invasión rusa en Ucrania es una realidad.