El delantero de Tigres recuerda que vivió una situación similar con Francia a la que hoy vive Javier Hernández, quien no es llamado por Gerardo Martino.

André-Pierre Gignac duró cinco años sin ser tomado en cuenta en la Selección de Francia, pese a ser el mejor de la Liga MX. Desde la Eurocopa 2016 hasta los recientes Juegos Olímpicos que el Bomboro no aparecía en la convocatoria.

Fue entonces para Tokio 2020, por la necesidad de jugadores que Didier Deschamps​​​​​​ llamó al delantero de Tigres y demostró su calidad, siendo el mejor de la plantilla en la triste participación de su representativo. Es así que Gignac sabe lo que es estar relegado de su Selección pese a tener méritos para ser convocado, por lo que habló acerca de Javier Hernández, considerando que el Chicharito merece ser llamado al Tri.

“Sí, la verdad yo tuve un problema con el seleccionador de Francia cuando estaba en Marsella, después de tres años me llamó, resolvimos el problema como adultos; ahora tenemos muy buena comunicación, es un entrenador muy inteligente al formar su grupo”.

“En el tema de Chicharito, te puede resolver en cualquier minuto de partido, manda un bombazo al minuto 89 (ante New York City), yo no soy seleccionador, pero como todo futbolista, amo a México, todo mundo lo sabe, quiero que lleguemos al quinto partido, la verdad es un arma increíble para la Selección, ojalá puedan hablar ellos entre adultos y llegar a una solución, sería un refuerzo de lujo”, aseveró Gignac en el programa de La Última Palabra de Fox Sports. Gerardo Martino no convoca a Chicharito desde septiembre 2019, a pesar de que ha tenido buenas actuaciones en la MLS y el Tri ocupa de un goleador; en el caso de Gignac, coincidió con Deschamps en el Marsella del 2010 al 2012, y el timonel hablaba mal de su trabajo en la cancha.

Gignac no se cree el mejor El delantero felino ha sido el mejor extranjero que ha llegado al futbol mexicano en los últimos 10 años, pero él no se la cree, mantiene la humildad que lo caracteriza.

“La verdad nunca en la vida, nunca jamás pensaría algo así, cuando llegué dije que quería ayudar al club, que había muchos esfuerzos por contratar gente… no soy número 10, hubo 10’s maravillosos en el futbol mexicano, pero mi trabajo no es ser 10, yo soy delantero, termino las jugadas de mis compañeros, de lejos no me veo ni como mejor extranjero ni nada de eso”, dijo.

¿Por qué llegar a México y no a otro país? “Tuve una etapa de cinco años en Marsella, tuve una pasión indescriptible, una cosa de locos, pero es muy pesado, necesitaba algo diferente, tuve ofertas de España, Italia, Alemania, pude haber ido a cualquier lado de Europa, pero cuando me dijeron México tuve un clic, tengo sangre gitana y como que la cultura me encanta; ofertas tuve, de muy buen dinero también, pero fue pura pasión, escogí México por pura pasión”.