El AN-225 contaba con seis motores capaces de alcanzar los 850 kilómetros por hora, ascender hasta 12.000 metros y volar sin escala distancias de hasta 15.400 kilómetros

El avión más grande del mundo –el avión de carga Antonov225 de Ucrania- fue destruido por ataques rusos en las afueras de Kiev en el cuarto día de la invasión de Moscú. Imágenes que circulan en redes sociales muestran los enormes daños que presenta y por los que se estima que se tardará más de cinco años en restaurarlo.

“Los invasores rusos destruyeron la nave insignia de la aviación ucraniana, el AN-225″ en el aeropuerto Antonov de Gostomel, cerca de Kiev, confirmó Ukroboronprom, la empresa estatal encargada del arsenal industrial-militar de Ucrania.

El avión era único en el mundo. Contaba con seis motores capaces de alcanzar los 850 kilómetros por hora, ascender hasta 12.000 metros y volar sin escala distancias de hasta 15.400 kilómetros. Con 84 metros de largo, podía transportar hasta 250 toneladas de carga. Fue bautizado como “Mriya”, que significa “sueño” en ucraniano.

“Este era el avión más grande del mundo, el AN-225 ‘Mriya’”, tuiteó el domingo el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba. “Rusia puede haber destruido nuestro ‘Mriya’. Pero nunca podrán destruir nuestro sueño de un Estado europeo fuerte, libre y democrático. Venceremos”, añadió.

El aeropuerto de Gostomel ha sido testigo de violentos enfrentamientos desde el inicio de la invasión rusa, lanzada por el presidente Vladimir Putin el jueves.

El fabricante de armas Ukroboronprom estimó que restaurar el “Mriya” costaría más de 3.000 millones de dólares (2.700 millones de euros) y podría llevar más de cinco años. “Nuestra misión es asegurar que estos gastos sean cubiertos por Rusia, que deliberadamente infligió daños a la aviación de Ucrania”, dijo el consorcio estatal.

Construido inicialmente como parte del programa aeronáutico soviético, el An-225 realizó su primer vuelo en 1988. Tras años sin volar después de la caída de la Unión Soviética, el único ejemplar existente realizó un vuelo de prueba en 2001 en Gostomel, a unos 20 kilómetros de Kiev.

Ha sido operado por la aerolínea ucraniana Antonov para vuelos de carga y fue muy solicitado durante el inicio de la pandemia de covid-19. El avión llegó a Ucrania procedente de Dinamarca el pasado 5 de febrero y desde entonces no había abandonado el aeródromo, escenario de fuertes enfrentamientos entre fuerzas rusas y ucranianas durante los últimos días.