Tras diversas intervenciones quirúrgicas, el peludo logró sanar rápidamente y actualmente ya no toma medicamentos.

Tras haber superado tres cirugías y la pérdida de su ojo izquierdo, Milo, el cachorro que fue atacado con pirotecnia en diciembre pasado en Ecatepec, prácticamente está recuperado.

“Hoy lo notamos mucho más despierto, es un canino que ya está fuera de peligro y que incluso ya no recibe medicamento”, señaló, Sergio Chávez Bravo, encargado del Centro de Atención Canina y Felina de Ecatepec.

El pasado 24 de diciembre, Milo, de nueve meses, sufrió fractura de mandíbula y la enucleación de su ojo tras ser agredido con pirotecnia en la colonia Jardines de Morelos.

Policías municipales y vecinos lo encontraron tirado en la vía pública con una hemorragia en el hocico y con varias quemaduras en su cuerpo. Luego lo trasladaron al Centro de Atención Canina donde fue atendido.

Aunque al inicio el pronóstico era reservado por las lesiones que presentaba, el personal veterinario de Ecatepec logró salvarle la vida e inició su proceso de readaptación. Primero fue sometido a una cirugía para retirarle el ojo izquierdo, luego a una intervención intestinal y al final la fijación de su mandíbula que terminó fracturada.

“En próximos días será checado por el ortopedista para valorar si la fractura de su mandíbula ya sanó”, explicó Sergio Chávez.

A lo largo del proceso, Milo tuvo que ser ayudado para comer y monitoreado constantemente pues se mantenía medicado para aminorar su sufrimiento y dolor.

Sin embargo, su rápida recuperación sorprendió a los médico veterinarios que lo atendían y decidieron bautizarlo como “Milo”, al considerar su caso como un milagro.

¿Será puesto en adopción? Chávez Bravo reconoció que hasta el momento han recibido varias solicitudes de adopción, pero será hasta que el animal sea dado de alta cuando se entregará a una familia.

“Vamos a procurar que Milo sea integrante canino único, ya que de pronto tiene conflictos para socializar con otros canes y próximamente se le estará dando seguimiento y entrega a una de las familias solicitantes”, precisó Sergio Chávez.

Por esta agresión el gobierno de Ecatepec inició una denuncia y logró la captura de uno de los presuntos responsables, quien enfrenta un proceso por el delito de maltrato animal penado en el Estado de México hasta con nueve años de prisión.