Se trata del director ante el FMI del país invadido por Rusia, que sugirió una serie de sanciones para aislar a Moscú

El director alterno de Ucrania ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), Vladyslav Rashkovan, sugirió una serie de 10 medidas financieras para “derrocar al régimen de Putin”.

En un artículo publicado en The New Voice of Ukraine, indicó que “Ucrania lucha en su territorio por la paz en su país y en toda Europa, entre otras cosas, mostrando al mundo que nuestro sistema de valores y aspiraciones de libertad es europeo”.

Por esta razón, sostuvo que “el mundo debe ayudarnos en esta lucha haciendo insoportables los costos de Rusia y Bielorrusia”.

“Entonces, no sólo incurriendo en 10-20 mil millones de dólares al día de costos por la guerra, sino también sufriendo pérdidas en la economía y la esfera financiera, los países agresores obtendrán una brecha que los arrastrará”, indicó.

“De este modo, los propios rusos (con suerte) entrarán en juego y derrocarán dicho régimen. Después de todo, tales pérdidas no fueron la base del contrato social moderno en Rusia”.

“Por lo tanto, veo esos diez pasos que deben dar nuestros socios:

-Aunque espero que el bloqueo del acceso a SWIFT para Rusia haya sido acordado en su mayor parte (sería un golpe importante para la economía rusa), las sanciones adicionales deben dirigirse a los activos estatales rusos, incluyendo los bancos, el Banco Central de Rusia (el BCR todavía tiene muchos activos en moneda fuerte en Occidente), y los fondos de inversión rusos – sus activos deben ser congelados, las transacciones prohibidas, incluyendo el oro y los swaps.

-Bloquear (prohibir) las transacciones financieras que puedan ayudar a Rusia y a Bielorrusia (por ejemplo, ningún seguro para las operaciones rusas, ningún leasing para los aviones rusos, también puede extenderse a las compañías de carga marítima y de pasajeros, etcétera. Además, hay que buscar la manera de bloquear el acceso de los barcos rusos a los puertos extranjeros – aísla el comercio y los viajes rusos.

-Congelar los activos de los oligarcas rusos y de su círculo cercano y las cuentas de dinero de las empresas cercanas al Kremlin en cada país; también para los funcionarios bielorrusos cercanos a Lukashenko;

-Los bancos centrales pueden aumentar el peso de los activos rusos (como los préstamos, los valores del gobierno, los valores de los bancos estatales y los valores de las empresas) hasta un 200-300% para el cálculo de la adecuación del capital. Y paralelamente, exigir que los activos rusos como garantía se contabilicen como cero – algunos bancos suizos ya lo hicieron; esto hará que los activos rusos sean poco atractivos. Además, creará una situación de ajustes de márgenes en los préstamos que utilizan dichos activos como garantía.

-Se puede considerar incluir a Rusia y Bielorrusia en la lista negra del GAFI, ya que actúan como estados/organizaciones terroristas; hará imposible que la mayoría de las instituciones financieras trabajen con ellos.

-Tenemos que presionar a JP Morgan, así como a Bank of America y BofA Securities para que expulsen los activos rusos de sus índices EMBI y MSCI; creo que es inapropiado que esos bancos de inversión animen a los clientes internacionales a invertir en Rusia mediante la inclusión en sus índices, por lo que se reducirá significativamente la demanda de activos rusos en el extranjero para los inversores en fondos de índice; y creo que en general, los fondos de pensiones estatales occidentales deberían prohibir a todos los países invertir en activos rusos – es mucho dinero, si Rusia se queda, no podrá financiar la guerra.

-Tenemos que dirigirnos a Visa y Mastercard + otros sistemas de pago como Paypal, Western Union, MoneyGram, Paysend, Transferwise con la petición de prohibir las operaciones con las tarjetas rusas, incluyendo su uso en el comercio electrónico. Las transacciones con tarjetas en Rusia no deberían ser posibles. Las remesas a las tarjetas no deberían estar permitidas.

-La revocación de los visados para los rusos y el cierre del régimen de exención de visados es también una solución, al igual que las sanciones personales para muchas personas del círculo cercano a Putin. Esto no permitirá a los rusos ir al extranjero y retirar dinero en efectivo de sus cuentas bancarias; bueno, añadiendo al ya clásico – “no más compras en Milán, ni vacaciones en St. Tropez y diamantes en Amberes”.

-Lo ideal sería que las empresas globales de TI y las startups dejaran de apoyar a las empresas estatales rusas. Es necesario que se desconecten de su apoyo, especialmente en las grandes soluciones industriales;

-Y por último, pero no por ello menos importante, probablemente la más dolorosa hasta ahora para Europa, la sanción a la exportación de petróleo ruso: imponer las sanciones restrictivas especiales y utilizar ese dinero para apoyar a Ucrania”.