Señala que hace más de 4 meses pidió ayuda al alcalde y no ha recibido respuesta.

Desesperada madre de una joven con discapacidad, fue despedida el pasado mes de octubre de la presidencia municipal de Altamira, después de 16 años trabajando en el servicio de intendencia fue dada de baja, al externar su situación al alcalde Armando Martínez, le prometió que sería reinstalada, sin embargo, a cuatro meses dicha promesa no se ha concretado.

Tatiana Santiago Antonio de 46 años de edad, dijo que a pesar de que en campaña apoyó al presidente, es lamentable que no exista reciprocidad, además de considerar como injusto su despedido ya que en el ayuntamiento conocen su situación familiar, su hija Miriam Bautista, presenta parálisis cerebral, necesita el trabajo para los servicios de salud y tratamiento medicamento, además dijo que su padre depende de ella.

Te recomendamos: ¡Amor de madre! Cambia tacos por útiles escolares ante falta de venta “No importa que tenga que seguir barriendo y trapeando las oficinas del ayuntamiento, ya tenía yo 16 años trabajando y repentinamente me dieron de baja busque de inmediato al presidente municipal para exponerle mi situación y si me atendió me dijo que estarían reinstalando, pero durante estos meses me traen dando vueltas, no me atienden, me siento engañada”, indicó.

Consideró que por antigüedad y buen desempeñó laboral, no había razón justificada para ser despedido, a los medios de comunicación para externar su problema, sobre todo porque no cuenta con recursos económicos para atender a su hija enferma y su anciano padre.

“Yo cobraba un sueldo de 2 mil pesos por quincena, es poco pero con eso de alguna manera le compro los medicamentos a mi hija, ahora sin dinero no sé qué hacer estoy desesperada, acabo de ir al doctor en el DIF, ahí no me cobran pero las medicinas son muy caras”, indicó.