Los países europeos y Estados Unidos impusieron penalizaciones sobre un grupo de entidades financieras rusas. Temen un impacto inflacionario y los ahorristas buscan llevarse efectivo

Los bancos y cajeros automáticos rusos amanecieron este domingo con largas filas de clientes que buscan retirar todo el efectivo que puedan ante el advenimiento de las sanciones económicas que los países de Europa y Estados Unidos impusieron a Rusia por la invasión a Ucrania, y que incluyen la exclusión de un grupo de entidades financieras rusas del sistema SWIFT, que permite las transferencias de dinero internacionales. Algunos expertos esperan una fuerte caída del rublo y un aumento de la inflación.

Durante el fin de semana, la Comisión Europea, Francia, Alemania, Italia, Gran Bretaña, Canadá y EE.UU. impusieron cuatro medidas de sanciones económicas contra Rusia. Está contemplado un grupo determinados de bancos rusos que forman parte de SWIFT (Society of Worldwide Interbank Financial Telecommunication), el sistema global de mensajería financiera que permite que el dinero viaje por todo el mundo.

Las sanciones económicas que los países de Europa y Estados Unidos impusieron a Rusia por la invasión a Ucrania, y que incluyen la exclusión de un grupo de entidades financieras rusas del sistema SWIFT, que permite las transferencias de dinero internacionales

Las penalidades incluyen impedir que el Banco Central de Rusia utilizara sus reservas internacionales de forma que se socavaran las sanciones, lo que reduciría su capacidad de utilizar divisas para respaldar el rublo. También los países se comprometieron a actuar contra los oligarcas rusos, concretamente limitando la venta de los llamados pasaportes dorados a los rusos ricos, y por último, un congelamiento de los activos en el extranjero de las personas sancionadas, incluido Putin, así como los de sus familiares y “facilitadores”.

La última sanción que tendría un impacto directo en el sistema bancario local y que provocó el pánico de los ahorristas rusos es negar el acceso al sistema de mensajería financiera SWIFT a las instituciones financieras rusas sancionadas, lo que bloqueará un gran volumen de transacciones entre Rusia y el resto del mundo. Todavía está por determinar el grado de perturbación que esto supondrá y si Rusia podrá encontrar una solución.

El efecto más notorio sobre la estabilidad del sistema financiero ruso sería que le ata las manos al Banco Central para acceder los activos que tiene enforma de oro o divisas y que tiene almacenados en bancos centrales extranjeros. El primer temor que emerge de una situación así es un repudio del rublo, que implique una devaluación fuerte de esa moneda, con el impacto inflacionario que podría suponer.

Y la primera reacción entre los ahorristas rusos fue de pánico. Las primeras horas del domingo mostraron colas extensas en bancos y cajeros automáticos de shoppings y en la vía pública, según distintos videos que fueron publicados en redes sociales. Según algunas referencias, situaciones de ese tipo se vieron tanto en las ciudades más importantes de la Federación Rusa como también en urbes más pequeñas alejadas geográficamente de Moscú.

La preocupación de los rusos es que las sanciones no les permitan, por ejemplo, usar sus tarjetas de crédito normalmente, por lo que solo les quedaría la opción de utilizar dinero en efectivo. Según informó este domingo el diario inglés Financial Times, en las últimas horas el banco central ruso buscó calmar a los mercados y a los depositantes comprometiéndose a suministrar continuamente a los bancos liquidez en rublos, sin límite en la cantidad que los bancos quisieran pedir prestado.

“El sistema bancario ruso es estable, tiene suficientes reservas de capital y liquidez para funcionar sin cortes en ninguna situación. Todos los fondos de los clientes están seguros y disponibles en cualquier momento”, dijo el banco central en un comunicado. Incluso mencionó que el sistema bancario local cuenta con un sistema de transferencia y “mensajería” de pagos que, afirmaron, seguirá en funcionamiento aún así los bancos queden fuera del SWIFT.

El efecto más notorio sobre la estabilidad del sistema financiero ruso sería que le ata las manos al Banco Central para acceder los activos que tiene enforma de oro o divisas y que tiene almacenados en bancos centrales extranjeros

Un experto en el sistema bancario argentino y ex funcionario del Banco Central consideró, ante la consulta de Infobae, que una sanción que incluya al sistema SWIFT “es una medida que interpreto como muy fuerte”. “Significa que Rusia queda aislada en términos de movimientos bancarios. Solo les quedaría hacer triangulaciones o algún esquemac complejo, es obvio que a la gente le va a dar temor”, analizó este domingo.

“Rusia no es un país aislado del mundo, es una economia integrada financieramente. Al no tener los flujos SWIFT no podés hacerte de stocks y vas a tener un problema hacia adelante con los flujos, y eso puede generar corridas bancarias”, analizó. Haciendo un paralelismo y salvando las distancias, ejemplificó: “Es como si al Banco Central argentino le bloquearan los activos en la Reserva Federal de los Estados Unidos, los pocos que quedan”, agregó.

Citado por el Financial Times, una fuente del sistema bancario ruso opinó sobre la gravedad de la situación. “Los banqueros están preocupados por el efecto que tales retiros tendrán en el sistema bancario. Un ejecutivo de un banco occidental en Moscú dijo: ‘Los retiros de efectivo están perjudicando a Rusia, la liquidez de los bancos está cayendo’”, publicó el diario financiero inglés.

Tal como publicó Infobae, en los últimos años la Federación Rusa había amasado una base de reservas muy importante. Según la base de datos del Fondo Monetario Internacional sobre las reservas internacionales de los países asociados, al 31 de diciembre de 2021 Rusia tenía USD 630.627 millones de reservas brutas, de las cuales USD 463.889 millones están en monedas convertibles y USD 133.070 millones en oro.

La capacidad de semejante arsenal de “blindar” a la economía rusa, sin embargo, será severamente limitada si el Banco Central y los principales operadores financieros rusos ven limitada su capacidad de operar fuera de su propio país.

“Los banqueros están preocupados por el efecto que tales retiros tendrán en el sistema bancario. Un ejecutivo de un banco occidental en Moscú dijo: ‘Los retiros de efectivo están perjudicando a Rusia, la liquidez de los bancos está cayendo’”, publicó Financial Times

El sistema SWIFT funciona desde 1973 y lo usan 11.000 bancos en 200 países o territorios del mundo. Tiene sede central en Bélgica y a través de él se envían más de 10.000 millones de mensajes por año y se procesan más de 36 millones de operaciones financieras por día, entre transferencias de dinero y operaciones con bonos y acciones.

“El SWIFT es prácticamente un monopolio a nivel mundial para este tipo de mensajería de pagos. El sistema cripto vino a desafiar esa posición con un esquema de transferencias muy rápidas y seguras, pero no está en condiciones de reemplazar al SWIFT de un día para el otro a todo el sistema transaccional tradicional. Si tenés una economía como la rusa que en los stocks también está dolarizada o en euros, se te puede complicar y va a costar mucho restablecer cierta estabilidad”, concluyó el ex funcionario del BCRA.