Al menos 788 personas fueron arrestadas en 42 ciudades, cerca de la mitad en la capital rusa

La policía rusa detuvo este jueves en varias ciudades a cerca de 800 personas por participar en manifestaciones contra la invasión a Ucrania, según la ONG de derechos humanos OVD-info.

Esta organización afirma que, al menos, 788 personas fueron arrestadas en 42 ciudades, cerca de la mitad en Moscú, donde la AFP fue testigo de decenas de detenciones.

Rusia cuenta con una severa legislación de control de las manifestaciones que suelen terminar con masivas detenciones.

Las autoridades rusas amenazaron este mismo jueves con reprimir cualquier manifestación “no autorizada” relacionada con “la tensa situación en materia de política extranjera”.

Numerosos activistas pidieron a la población en las redes sociales que desafiaran esa orden y tomaran las calles, después de que el presidente ruso Vladimir Putin lanzara su ofensiva contra Ucrania en las primeras horas del jueves.

Alrededor de 2.000 personas se reunieron en la céntrica plaza Pushkin de Moscú y unas 1.000 en la antigua capital imperial de San Petersburgo, según los periodistas de la AFP.

Los manifestantes en la plaza Pushkin gritaban: “¡No a la guerra!”

“Estoy conmocionada. Mis familiares y seres queridos viven en Ucrania”, contó en Moscú Anastasia Nestulya. “¿Qué puedo decirles por teléfono? ¿Si se van a quedar ahí?”, añadió esta mujer rusa de 23 años, quien, como muchos, afirma tener miedo de manifestarse.

Unas reacciones que también se podían oír en San Petersburgo. “Tengo la sensación de que las autoridades se han vuelto locas”, explicó Svetlana Volkova, de 27 años, que considera que poca gente está dispuesta a manifestarse en Rusia. “Han sido engañados por la propaganda”. Un joven gritaba mientras le detenían: “¿Contra quién luchas? Detengan a Putin”.

La invasión rusa de Ucrania tiene lugar al mismo tiempo que una represión sin precedentes de la oposición en el país, con muchos de sus líderes asesinados, detenidos o forzados al exilio.

El opositor Alexei Navalni, encarcelado desde enero de 2021, dijo en el tribunal, durante un nuevo proceso que arrancó la semana pasada, rechaza la invasión. “Esta guerra entre Rusia y Ucrania se está librando para encubrir el robo a los ciudadanos rusos y desviar la atención de los problemas que existen dentro del país, del deterioro de la economía”, dijo según un video publicado por el canal opositor Dojd.