El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, aseguró al presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que está a favor de una solución diplomática a la crisis ucraniana y que el país no sucumbirá a las provocaciones de Rusia.

“Estamos a favor de una solución política y diplomática del conflicto”, señaló Zelenski durante una conversación telefónica con el político belga, según un comunicado de su oficina.

El mandatario reiteró que Kiev comprende “todos los riesgos” ante la amenaza de un ataque por el despliegue de más de 100 mil soldados rusos en la frontera con Ucrania y “está preparado ante cualquier escenario”.

No obstante, indicó que Ucrania vive en este estado desde 2014, cuando Rusia se anexionó la península de Crimea y comenzó el conflicto armado en el este del país entre los separatistas prorrusos apoyados por Moscú y el Ejército ucraniano.

Zelenski reiteró que actualmente “el peor enemigo es el pánico” que pueden generar las advertencias de Occidente, especialmente de Estados Unidos sobre un ataque ruso inminente, incluso la próxima semana. El presidente ucraniano y Michel abordaron los pasos que se toman para promover una desescalada y lograr la paz en el Donbás dentro de los formatos de negociación existentes, en particular en el Formato de Normandía (Rusia, Ucrania, Alemania y Francia).

Asimismo subrayó la importancia de la unidad y la coordinación de los esfuerzos políticos y diplomáticos para desatascar el proceso de paz y restaurar la estabilidad, según su oficina.

Te recomendamos: EU alista evacuación de su embajada en Ucrania ante tensión con Rusia También agradeció a Michel y a los líderes de la Unión Europea (UE) que hayan mantenido a sus diplomáticos en el país.

Reiteró además la exigencia ucraniana de que se impongan sanciones preventivas a Rusia a fin de impedir “las intenciones agresivas del Kremlin”, algo que la Unión Europea no contempla. Sí prepara un paquete de sanciones sin precedentes en caso de que Rusia decida invadir el país vecino. Zelenski y Michel abordaron además cómo incrementar las capacidades de defensa y financieras de Ucrania a raíz de la amenaza rusa y el riesgo de desestabilización de la economía. En este contexto, el mandatario ucraniano agradeció a la Unión Europea el paquete de ayuda macrofinanciera de 1.200 millones de euros otorgado a la ex república soviética.