Un grupo defensor de osos le pide a las autoridades que no sacrifiquen al animal, pues, existen alternativas lejos de la muerte.

La agencia de vida silvestre de California está tratando de capturar y matar a un oso negro de 500 libras (casi 230 kilos) que, según las autoridades, es responsable de irrumpir en casas mientras buscaba comida en el área escénica del lago Tahoe, informa CBS Sacramento.

Un grupo de defensa de los animales se opone a los planes de la agencia y quiere que el oso sea trasladado a un santuario.

Un portavoz del Departamento de Pesca y Vida Silvestre del estado le dijo a CBS Sacramento que el oso dañó 38 casas en el área de South Lake Tahoe. Una persona le dijo al sitio web de noticias local South Tahoe Now que el oso ha derribado puertas mientras la gente está dentro de las casas.

La agencia de vida silvestre ha colocado grandes trampas del tamaño de un contenedor en el área y tiene la intención de sacrificar al oso después de que sea capturado.

La agencia de vida silvestre insta a las personas a tener casas y propiedades de alquiler “a prueba de osos”, dificultando que los osos accedan a la basura y manteniendo la comida fuera de la vista, entre otras cosas.

Ann Bryant, directora ejecutiva de Bear Education Aversion Response, o BEAR League, le dijo a CBS Sacramento que hay una alternativa a matar al oso, al que llamó un “local conocido”.

“No queremos que nadie salga lastimado”, dijo Bryant. “Nadie quiere eso. Tampoco queremos que el oso muera”. Bryant y la agencia de vida silvestre están de acuerdo en que el oso podría morir si simplemente se reubica porque no sabe cazar, informa CBS Sacramento.

Bryant dijo que le gustaría que llevaran al oso a un santuario de vida silvestre fuera del estado.