“Me hace sentir bien, con este quilombo que pasamos en el país, seguramente la necesitaba más que yo, porque es gente grande. Mi viejo me decía ‘lo que no es tuyo, no lo tomés’”, señaló el joven. 

Lastimosamente con las crisis económicas se incrementa de manera radical la delincuencia y aunque muchas personas eligen este camino, también hay muchos que eligen obrar de manera correcta poniendo su moral y ética por encima de todas las cosas. Un gran ejemplo de esto lo hizo Ronald, un joven argentino radicado en la ciudad de La Plata quien demostró de primera mano el respeto por las cosas ajenas, luego de que una clienta dejara olvidada su cartera con una importante suma de dinero en su verdulería.

 

 

 

Todo sucedió cuando en un día normal de trabajo en la verdulería Los Hermanos de Ronald, ubicada en La Plata entre Diagonal 74 y la calle 28, una clienta ocasional dejó olvidada su cartera y cuando el joven la encontró él simplemente decidió guardarla en un lugar seguro ya que pensaba que en algún momento la dueña podía regresar.

Además, según comentó Ronald al medio argentino 0221.com.ar cuando la encontró nunca la revisó y simplemente la guardó porque sabía que lo que había ahí no le pertenecía. “Hace un mes atrás una clienta de pasada se olvidó una cartera. Yo no sabía de quién era y nunca la abrí. Pensé que alguien iba a venir a buscarla, pero pasaron días, semanas, hasta que se cumplió el mes”, relató el verdulero.

 

 

 

Finalmente, la dueña de la cartera extraviada apareció y para ella fue una enorme sorpresa que efectivamente se le había perdido ahí y sobre todo que el dueño del lugar la había guardado durante todo ese tiempo. “Ella ya la había dado por perdida. Llegó el otro día y me preguntó si por casualidad había dejado la cartera acá”, agregó en su relato a 0221.com.ar.

En el momento de la consulta de la mujer de aproximadamente 60 años, Ronald fue a buscar la cartera que había guardado durante todo ese mes y cuando se la entregó a la mujer ella no pudo más que agradecer y llorar, puesto que adentro habían 500.000 pesos argentinos, cerca de $5.000 USD. “Fui a buscar la cartera y la señora empezó a llorar, me dijo que contenía mucha plata y que le salve la vida porque era para algo muy importante”, mencionó el joven.

 

 

 

Después de mucha insistencia, Ronald aceptó una parte del dinero que la mujer le dio como recompensa y además comentó en la entrevista que la mujer de la cartera extraviada lo invitó a él y a su familia a comer a su casa en modo de agradecimiento por su acción.

Adicionalmente, Ronald comentó que en ningún momento se le pasó por la mente ver ni agarrar lo que había dentro de la cartera, puesto que considera que los valores que le enseñó su papá, como el respeto por lo ajeno, son fundamentales. “Me hace sentir bien, con este quilombo que pasamos en el país, seguramente la necesitaba más que yo, porque es gente grande. Mi viejo me decía ‘lo que no es tuyo, no lo tomés’”, concluyó en la entrevista.

Sin duda un grandioso gesto que vale la pena destacar.