El objetivo principal de la tercera fase es establecer la seguridad y la eficacia del componente en este segmento poblacional para respaldar la obtención de una licencia para su comercialización.

Un comunicado de la farmacéutica Moderna anunció que ya inició la tercera fase de su estudio clínico para desarrollar una vacuna de ARN-mensajero contra el virus respiratorio sincitial (VRS) para personas de 60 años y más, contando con 34 mil voluntarios en diferentes países.

Moderna apuntó que la tercera fase se lanza “después de una revisión independiente de los datos preliminares de la segunda fase, que sugieren que la vacuna tiene un perfil de seguridad aceptable en adultos mayores con la dosis seleccionadas”.

El objetivo principal de la tercera fase es establecer la seguridad y la eficacia del componente en este segmento poblacional para respaldar la obtención de una licencia para su comercialización.

“El VRS es uno de los virus respiratorios más extendidos, que causa infecciones graves y hospitalización en adultos mayores y, sin embargo, no existe una vacuna disponible en el mercado”, apuntó el jefe ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, citado en la nota.

Según Bancel, su vacuna podría evitar más de un millón de infecciones a nivel mundial cada año.

Además, el VRS supone la primera causa de infección respiratoria aguda en niños y es el principal motivo de hospitalización del tracto respiratorio inferior en menores de dos años en países desarrollados.

La farmacéutica apunta que si bien la mayoría de las personas que contraen el VRS se recuperan en aproximadamente una o dos semanas, el virus puede ser grave para los niños pequeños y los adultos mayores.

Moderna apunta que en Estados Unidos, el VRS causa cada año en torno a 177 mil hospitalizaciones y 14 mil muertes en adultos de 65 o más años, lo que resulta en un costo médico anual estimado de tres mil millones de dólares.