Kiev y Moscú son proveedores esenciales de commodities para muchas cadenas de suministro cruciales

La invasión de Rusia a Ucrania amenaza con perturbar aún más las cadenas de suministro, que ya están al límite. Puede que Ucrania y Rusia sólo representen una pequeña proporción de las importaciones de los principales países fabricantes, como Alemania y Estados Unidos, pero son proveedores esenciales de materias primas y energía para muchas cadenas de suministro cruciales.

Aunque las consecuencias económicas de una guerra que amenaza las vidas y los medios de subsistencia de muchos ucranianos siempre serán secundarias respecto a la crisis humanitaria que se avecina, a continuación se enumeran cinco áreas que probablemente verán problemas en el futuro:

1. Energía

Muchos países europeos dependen en gran medida de la energía rusa, en particular del gas a través de varios gasoductos vitales, y esto puede haber influido en su enfoque de la crisis. Se ha sugerido que la dependencia del gas ruso es la razón por la que Europa se ha mostrado reacia a retirar a Rusia del sistema internacional de pagos SWIFT, por ejemplo, aunque cabe señalar que los alemanes han suspendido indefinidamente el nuevo gasoducto báltico Nord Stream 2.

Aunque una suspensión completa de los flujos de gas ruso es poco probable por el momento, incluso las pequeñas interrupciones tendrán un impacto significativo. Las reservas mundiales de gas son escasas debido a la pandemia y los precios de la energía ya están subiendo fuertemente, lo que repercute en los consumidores y la industria.

Dado que el gas es un insumo esencial para muchas cadenas de suministro, las interrupciones de un suministro tan fundamental tendrán consecuencias económicas generalizadas. Cuando los precios del gas subieron por primera vez en otoño de 2021, por ejemplo, las fábricas de fertilizantes del Reino Unido cerraron porque el alto coste de la energía hacía insostenible la producción. Esto provocó una escasez de dióxido de carbono, que es esencial para todo, desde los procedimientos médicos hasta la conservación de los alimentos. Es probable que estas consecuencias se magnifiquen con el aumento de los precios del petróleo y del gas.

2. Alimentos

Los precios mundiales de los alimentos ya aumentaron considerablemente durante 2021 debido a todo tipo de factores, desde el aumento de los precios de la energía hasta el cambio climático. Es probable que los productores de alimentos se vean sometidos a una mayor presión a medida que los precios de los insumos clave aumenten ahora.

Rusia y Ucrania representan conjuntamente más de una cuarta parte de las exportaciones mundiales de trigo, mientras que Ucrania por sí sola representa casi la mitad de las exportaciones de aceite de girasol. Ambas son materias primas clave utilizadas en muchos productos alimentarios. Si la cosecha y el procesamiento se ven obstaculizados en una Ucrania desgarrada por la guerra, o si se bloquean las exportaciones, los importadores tendrán dificultades para reemplazar los suministros.

Algunos países dependen especialmente del grano procedente de Rusia y Ucrania. Por ejemplo, Turquía y Egipto dependen de ellos para casi el 70% de sus importaciones de trigo. Ucrania es también el principal proveedor de maíz de China.

El aumento de la producción en otras partes del mundo podría ayudar a reducir el impacto de las interrupciones del suministro de alimentos. Sin embargo, Rusia es también uno de los principales proveedores de ingredientes clave para los fertilizantes, por lo que las sanciones comerciales podrían afectar a la producción en otros lugares. Mientras tanto, también podemos esperar desviaciones en los flujos comerciales: China ya ha dicho que empezará a importar trigo ruso, por ejemplo.

3. Transporte

Dado que el transporte mundial ya se ha visto gravemente afectado tras la pandemia, una guerra podría crear más problemas. Los modos de transporte que probablemente se vean afectados son el transporte marítimo y el ferroviario.

Desde 2011, se han establecido enlaces regulares de transporte de mercancías por ferrocarril entre China y Europa. Recientemente, el tren número 50.000 realizó el viaje. Aunque el ferrocarril solo transporta una pequeña proporción del total de la carga entre Asia y Europa, ha desempeñado un papel vital durante las recientes interrupciones del transporte y está creciendo constantemente.

Los trenes están siendo desviados fuera de Ucrania, y los expertos en transporte de mercancías por ferrocarril son actualmente optimistas de que las interrupciones se mantendrán al mínimo. Sin embargo, países como Lituania esperan ver su tráfico ferroviario gravemente afectado por las sanciones contra Rusia.

Incluso antes de la invasión, los armadores empezaron a evitar las rutas marítimas del Mar Negro, y los proveedores de seguros exigieron la notificación de cualquier viaje de este tipo. Aunque el transporte marítimo de contenedores en el Mar Negro es un mercado relativamente nicho a escala mundial, una de las mayores terminales de contenedores es la de Odesa. Si las fuerzas rusas la cortan, los efectos sobre las importaciones y exportaciones ucranianas podrían ser considerables, con consecuencias humanitarias potencialmente drásticas.

El aumento de los precios del petróleo debido a la guerra es una preocupación para el transporte marítimo en general. Las tarifas de los fletes ya son extremadamente altas y podrían aumentar aún más.

También existe la preocupación de que los ciberataques se dirijan a las cadenas de suministro mundiales. Como el comercio depende en gran medida del intercambio de información en línea, esto podría tener consecuencias de gran alcance si las líneas de transporte o la infraestructura clave son atacadas. El efecto dominó de un ciberataque a la cadena de suministro puede ser enorme.

4. Metales

Rusia y Ucrania lideran la producción mundial de metales como el níquel, el cobre y el hierro. También participan en gran medida en la exportación y fabricación de otras materias primas esenciales como el neón, el paladio y el platino.

El temor a las sanciones a Rusia ha aumentado el precio de estos metales. En el caso del paladio, por ejemplo, el precio actual de cotización es de casi 2.700 dólares la onza, con una subida de más del 80% desde mediados de diciembre. El paladio se utiliza para todo, desde los sistemas de escape de los automóviles y los teléfonos móviles hasta los empastes dentales. Los precios del níquel y el cobre, que se utilizan en la fabricación y la construcción respectivamente, también se han disparado.

Las industrias aeroespaciales de Estados Unidos, Europa y Gran Bretaña también dependen del suministro de titanio de Rusia. Boeing y Airbus ya se han puesto en contacto con proveedores alternativos. Sin embargo, la cuota de mercado y la base de productos del principal proveedor ruso, VSMPO-AVISMA, hacen imposible una diversificación total, y algunos de los fabricantes aeroespaciales han firmado contratos de suministro a largo plazo hasta 2028.

Para todos estos materiales, podemos esperar interrupciones y escasez potencial, lo que amenaza con provocar un aumento de los precios de muchos productos y servicios.

5. Microchips

La escasez de microchips fue un problema importante a lo largo de 2021. Algunos analistas habían pronosticado que este problema se reduciría en 2022, pero los últimos acontecimientos podrían frenar ese optimismo.

Como parte de las sanciones a Rusia, Estados Unidos ha amenazado con cortar el suministro de microchips a Rusia. Sin embargo, esta amenaza no tiene sentido cuando Rusia y Ucrania son exportadores clave de neón, paladio y platino, todos ellos fundamentales para la producción de microchips.

Alrededor del 90% del neón, que se utiliza para la litografía de los chips, procede de Rusia, y el 60% lo purifica una empresa de Odessa. Las fuentes alternativas requerirán inversiones a largo plazo antes de poder abastecer el mercado mundial.

Los fabricantes de chips tienen actualmente un inventario adicional de entre dos y cuatro semanas, pero cualquier interrupción prolongada del suministro causada por la acción militar en Ucrania afectará gravemente a la producción de semiconductores y a los productos que dependen de ellos, incluidos los automóviles.

Artículo originalmente publicado por The Converstaion – Por Sarah Schiffling, Profesora titular de Gestión de la Cadena de Suministro, Universidad John Moores de Liverpool; y Nikolaos Valantasis Kanellos, Profesor de Logística, Universidad Tecnológica de Dublín