El ministro francés de Economía lo califica de “arma nuclear financiera”. La medida requeriría la unanimidad de los 27 países del bloque

La Unión Europea está cada vez más cerca de apoyar la expulsión de Rusia del sistema de mensajería financiera SWIFT por la invasión de Ucrania, con Italia moderando su anterior preocupación y apoyando públicamente la propuesta si es respaldada por el resto del bloque.

El Banco Central Europeo y la Comisión Europea están evaluando el impacto que tal medida tendrá en la economía nacional para que los Estados miembros puedan tomar una decisión al respecto. Para bloquear la entrada de Moscú en el sistema sería necesaria la unanimidad de los 27 países de la UE.

Los dos primeros paquetes de sanciones de la UE no lograron disuadir al Presidente ruso Vladimir Putin de continuar con sus acciones agresivas contra Ucrania, lo que ha llevado al bloque a empezar a trabajar en un tercer paquete que podría incluir la disposición de SWIFT, según un funcionario familiarizado con los planes. La oposición a la medida ha disminuido, con Francia e Italia expresando públicamente su apoyo. Alemania se ha manifestado en contra de la idea.

En una llamada telefónica el sábado, el primer ministro italiano, Mario Draghi, dijo al presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, que apoyaba plenamente la línea de la UE en materia de sanciones, “incluidas las del marco SWIFT”, según un comunicado de la oficina de Draghi. Por su parte, la primera ministra lituana, Ingrida Simonyte, dijo que “por lo que estoy escuchando, parece que ya no hay una fuerte oposición” a la propuesta.

SWIFT, que transmite mensajes seguros entre más de 11.000 instituciones financieras y empresas, es fundamental para el sistema financiero mundial y la imposibilidad de acceder a él podría causar un importante daño económico.

Opción nuclear

El ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire, dijo a los periodistas el viernes que Francia no tenía reservas sobre el bloqueo de Rusia en SWIFT, y añadió que sería una “opción nuclear financiera”. “Ahora, por supuesto, cuando se tiene un arma nuclear financiera en las manos se piensa cuidadosamente antes de usarla”, dijo.

Aunque Alemania no ha descartado la posibilidad de excluir a Moscú del SWIFT, ha expresado anteriormente sus reservas sobre la medida y ha subrayado sus graves implicaciones, incluida la posibilidad de que ponga en peligro los suministros de gas ruso. El gigante energético estatal ruso Gazprom PJSC suministra aproximadamente un tercio de todo el gas que se consume en Europa. También se teme que Rusia pueda tomar represalias con duras contramedidas.

El canciller Olaf Scholz ha convocado una sesión extraordinaria del Parlamento alemán el domingo, en la que está previsto que pronuncie un discurso en el que exponga la respuesta de su gobierno a la invasión rusa de Ucrania.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, junto con el presidente lituano, Gitanas Nauseda, viajarán a Berlín el sábado para reunirse con Scholz y presionar para que Rusia sea excluida de SWIFT. El portavoz de Morawiecki, Piotr Muller, declaró a Bloomberg que “en las últimas 24 horas se ha producido un cambio de actitud en una serie de gobiernos que antes se mostraban escépticos” sobre esta cuestión.

Estados Unidos considera el bloqueo

Hungría también dijo el sábado que no bloquearía ninguna propuesta de sanciones de la UE, según el ministro de Asuntos Exteriores, Peter Szijjarto.

La medida se produce en un momento en el que Estados Unidos está considerando seriamente la posibilidad de bloquear a Rusia en el sistema SWIFT, con funcionarios que están discutiendo el asunto con la Reserva Federal, que forma parte del órgano de supervisión del sistema de mensajería, según personas familiarizadas con el asunto. Otra persona dijo que se han iniciado conversaciones con la Comisión de la UE, la autoridad ejecutiva del bloque.

El Reino Unido, que fue uno de los primeros aliados occidentales en apoyar la medida, ha presionado mucho para que otros se sumen, según personas familiarizadas con el asunto y documentos vistos por Bloomberg.

SWIFT -que significa Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales- está supervisada por el Banco Nacional de Bélgica y representantes de los bancos centrales de Estados Unidos, Reino Unido, la UE, Japón, Rusia y China, entre otros. Transmite mensajes seguros entre más de 11.000 instituciones y empresas financieras de más de 200 países y territorios.

Implicaciones de gran alcance

Estados Unidos, varios Estados miembros de la UE y la Comisión están tratando de disipar cada vez más las preocupaciones sobre el impacto que un bloqueo de SWIFT tendría en los enormes vínculos comerciales de la UE con Rusia y en los pagos de energía, según otros funcionarios, que pidieron no ser identificados porque las conversaciones son privadas.

Algunos altos funcionarios de la UE también apoyan la medida y creen que debe producirse pronto porque el impacto de las sanciones introducidas hasta ahora tardará en materializarse, dijeron las personas.

“Dadas las implicaciones potencialmente trascendentales de cortar el acceso de Rusia a SWIFT, por supuesto esta opción tiene que ser presentada a los Estados miembros también con una evaluación sobre las implicaciones exactas”, dijo el viernes en París el responsable de Economía de la UE, Valdis Dombrovskis, a los periodistas. “Pero está claro que todas las opciones están sobre la mesa, incluida SWIFT”.