También estarían involucrados miembros de la familia del mandatario, cinco congresistas y dos ministros.

La empresaria Karelim López, investigada por el Ministerio Público, se acogió a la colaboración eficaz y reconoció la participación en diversos presuntos delitos junto al presidente Pedro Castillo, a miembros de su familia y a un par de ministros.

Según La República, que lanzó la noticia, la lobista contó eventos que ocurrieron en Palacio de Gobierno y en la casa de Breña, en el pasaje Sarratea.

La narración de Karelim López se plasmó en más de 25 páginas y más de 12 horas de declaraciones. También se ha implicado a cinco congresistas.

Américo Zambrano, de Hildebrandt en sus trece, ofreció varios aspectos de la colaboración eficaz de Karelim López con el equipo especial de Caso Lava Jato, a quien le habían “congelado las cuentas bancarias” y, con esto, se le forzó a hablar.

“Inicialmente, la lobista había intentado declarar ante la Fiscalía Anticorrupción, pero no le hicieron caso”, relató el periodista, quien agregó que “desde que habló con la Fiscalía de Lavado de Activos empezó a recibir amenazas de muerte, según las fuentes”.

El abogado de Karelim LópezCésar Nakazakique hace un par de semanas indicaba que su patrocinada no podía ser colaboradora eficaz porque no ha cometido delito en ninguno de los casos que se le investigaba, no contestó las llamadas de La República. El diario peruano también informó que las fuentes oficiales del Ministerio Público tampoco quieren hablar sobre este caso.

ORGANIZACIÓN CRIMINAL DIRIGIDA POR CASTILLO

Un aspirante a colaborador eficaz -que sería Karelim López– estableció que el presidente Pedro Castillo dirige una organización criminal, que estaría en Palacio de Gobierno, en diversos ministerios y en el Congreso de la República.

El objetivo era obtener dinero con las licitaciones de obras públicas con los nombramientos en las Direcciones de Salud a nivel nacional, los ascensos en las fuerzas armadas y los reclamos tributarios ante la SUNAT.

Este dinero recaudado era utilizado para pagar las deudas que el mandatario había contraído en la campaña electoral. Incluso, según las palabras del aspirante a colaboradora eficaz, este le habría dicho que debía pagarle a los empresarios que habían financiado su campaña.

Manifestó que la organización habría estado protegida por el fiscal superior Omar Tello Rosales, coordinador de las fiscalías anticorrupción, y de la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, para que no investigaran sus actividades y protegerlos ante cualquier denuncia.

La República nombró a los integrantes de la organización criminal que fue ofrecida por el colaborador eficaz: “Segundo Alejandro Sánchez Sánchez, los sobrino del presidente, Fray Vásquez Castillo y Gian Castillo Gómez, el exsecretario general de la presidencia Bruno Pacheco Castillo, el ministro del MTC, Juan Francisco Silva Villegas y, por lo menos, cinco congresistas de Acción Popular, a los que se describe como ‘Los Niños’”.

Aunque la declaración también compromete al presidente del Consejo de Ministros, Aníbal Torres, y al exministro de Defensa, Walter Ayala, se desconoce si son parte de la organización ilícita.

Por otro lado, el colaborador sostuvo que hubo una fuerte discusión entre Bruno Pacheco y Pedro Castillo cuando la Fiscalía encontró 20 mil dólares en el baño. El jefe de Estado le pidió al exasesor presidencial que renuncie, pero este no quiso, aunque al final pudo convencerlo al ofrecerle un puesto como asesor externo y recibir un contrato en el exterior.

El 17 de diciembre Pedro Castillo le dijo al aspirante a colaborador eficaz que se iba a reunir con la número de la Fiscalía, en referencia a Zoraida Ávalos, y que todo se arreglaría. Esta reunión se dio el 21 de diciembre en la sede del Ministerio Público.