El senador indicó que tiene diferencias con los dirigentes del partido y las decisiones que han tomado.

El senador José Luis Pech informó que no renunciará a Morena y que espera que los dirigentes del partido decidan su expulsión cuando presente licencia el 4 de marzo para contender, si se da el caso, como candidato de Movimiento Ciudadano a la gubernatura de Quintana Roo.

“Si los que dirigen Morena, que no representan la dignidad del partido, deciden retirarme, pues que lo hagan ellos, yo seguiré siendo la misma persona en principios y, en este caso, vamos a seguir demostrando esto con nuestros actos donde sea que estemos parados”, indicó el senador.

En ese tenor, al ratificar su apego a los principios del partido, Pech lamentó el accionar de los dirigentes, quienes, dijo, “han permitido que el Partido Verde use a Morena para que se adueñe del estado”.

Lamentablemente en mi partido no hay las posibilidades para darle un buen gobierno a Quintana Roo, por los acuerdos cupulares que se han tenido. Nuestra dirigencia no nos representa.

Lo digo no sólo en Quintana Roo, pues ocurre en gran parte del país”. Asimismo, al poner de ejemplo al municipio de Benito Juárez, dijo que tanto los dirigentes de Morena como el Partido Verde han provocado “una dinámica terrible” que busca afectar ahora a toda la entidad.  “Es suficiente con tener a Cancún como lo tienen, con todas las calles rotas, como para que ahora quieran tener así a todo Quintana Roo”, sentenció.