El presidente estadounidense se refirió a la política adoptada ante la invasión ordenada por Vladimir Putin y afirmó que uno de sus principales objetivos es el de mantener unidas a la OTAN y la Unión Europea. “Rusia pagará un grave precio”, agregó

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, defendió el sábado la política de sanciones contra Rusia por su invasión de Ucrania porque la alternativa militar directa contra el Ejército ruso “sería la Tercera Guerra Mundial”.

“Aquí hay dos opciones: o vamos a la guerra con Rusia y empezamos físicamente la Tercera Guerra Mundial, o bien nos aseguramos que un país que actúa de manera tan contraria al derecho Internacional pague el precio por hacerlo”, declaró durante una entrevista con el comentarista político Brian Tyler Cohen, publicada este sábado.

En la misma entrevista, Biden asegura que uno de sus principales objetivos estratégicos durante la invasión rusa de Ucrania es el de mantener unidas a la OTAN y la Unión Europea (UE), algo que ahora mismo está sucediendo, a su entender.

“Mi objetivo desde el principio ha sido el de asegurarme de que toda la OTAN y la Unión Europea se encuentran la misma sintonía”, en contra de la voluntad del presidente ruso, Vladimir Putin.

“Me parece que su intención era dividir la OTAN para crear un gran agujero por el que campar a sus anchas, pero eso no ha sucedido”, añadió.

Biden, además, insistió con que “Rusia pagará un grave precio” por la invasión de Ucrania. “A corto y largo plazo, pero sobre todo a largo plazo”, afirmó.

Mientras tanto, el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, anunció el sábado la adición de 350 millones de dólares en asistencia militar a Ucrania para luchar contra la invasión rusa.

“Este paquete incluirá más asistencia defensiva letal para ayudar a abordar las amenazas blindadas, aéreas y de otro tipo que Ucrania enfrenta actualmente”, dijo Blinken en un comunicado.

Recordó que cuando Rusia comenzó a acumular tropas en la frontera con Ucrania en el otoño boreal pasado, el presidente Joe Biden autorizó 60 millones de dólares en asistencia militar inmediata a Kiev. Luego, aprobó otros 200 millones en diciembre cuando la amenaza del presidente ruso Vladimir Putin se volvió más aguda.

Ahora, Estados Unidos autoriza un tercer paquete “mientras Ucrania lucha con coraje y orgullo contra el ataque brutal y no provocado de Rusia”, dijo Blinken

Esto “eleva la asistencia de seguridad total que Washington asignó a Ucrania durante el año pasado supera los 1.000 millones de dólares”, agregó.