Joaquín Cosío, famoso actor del cine mexicano, abrió su corazón en entrevista con Yordi Rosado al hablar de los momentos más sublimes de su carrera, así como de su vida personal y la difícil infancia que atravesó.

Además reveló cuál fue el acercamiento que tuvo con el narcotráfico debido a algunos papeles actorales a los que les ha dado vida, uno de ellos, por ejemplo: El infierno. ¿El crimen organizado lo ha amenazado por sus papeles de narco? Te contamos lo que contó el famoso que dio vida a ‘El Cochiloco’.

En entrevista con Yori Rosado para su canal de YouTube, Joaquín Cosío habló de cómo fue su acercamiento con la vida actoral desde que entró a la universidad en un taller de teatro.

Detalló cómo creció alejado de su padre y sin la presencia de su madre, así como la difícil época escolar en la que estaba solo a diferencia de sus compañeros.

Sin embargo, uno de los puntos más polémicos que reveló el famoso fue lo que ha dejado con sus papeles de narco. Y es que aunque le han dado fama, también le han traído experiencias complicadas.

De acuerdo con su testimonio, ‘El Cochiloco’ – de la película ‘El Infierno’- ha sido de sus personajes que más le han dejado huella.Y es que la historia retrata un poco de cómo es el narcotráfico en México.

Por ello, el intérprete ha recibido de todo, desde aplausos, prestigio, reconocimiento, así como muestras de peligro.

Tal como le sucedió en un bar de Zacatecas en donde se encontró con narcotraficantes que le confesaron que ellos sí eran los de verdad. “Llegan unos jovencitos… Esa es la frase más escalofriante que me han dicho: ‘nosotros somos los de a de veras’.

Ha sido uno de los momentos más…”, le dijeron al actor, razón por la que se fueron rápido del lugar. Asimismo, en otra ocasión y en otro lugar -Ciudad Juárez-, Cosío reveló que recibió una amenaza que atentaba con su vida.

En aquella ocasión, el hombre lo hostigó en un bar hasta que le dijo que se cuidara, algo que lo dejó helado. “Un rubio muy bien vestido se me acerca y me dice quiúbole, se me acerca y qué pasó, cómo te va… y luego se iba y regresaba. La tercera o cuarta vez yo estaba que me moría. Yo temblando y el tipo volteando a verme, mi amigo con su novia y de nuevo… me dice ‘cuídate cuando cruces la puerta’.

Imagínate, es la única vez donde comprobé que sí te tiemblan las rodillas”.​