La actriz habló de su experiencia en el programa de comedia y confesó el bajo sueldo que recibía por cada episodio.

Jessica Segura saltó a la fama tras unirse al elenco de Una familia de Diez, serie de comedia en donde interpretó a Tecla, la ahijada del abuelo Arnoldo (Eduardo Manzano).

Pese a su éxito, la actriz renunció al programa en 2019 para continuar con su carrera en el cine, motivo por el que los fans tuvieron que despedirse del simpático personaje.

A casi tres años de su salida, la famosa reveló el bajo sueldo que recibía. La comediante -quien actualmente forma parte de La familia disfuncional, el grupo de comediantes de Me caigo de risa- se reunió con Faisy en su canal de YouTube para hablar de sus vivencias como actriz de televisión y cine.

Durante la entrevista recordó su paso por Una familia de Diez. Te recomendamos: Euphoria: ¿A qué hora se estrena y dónde ver el capítulo siete

Jessica Segura señaló que ella siempre ha sido mala para negociar, prueba de ello es su contrato para el programa protagonizado por Jorge Ortiz de Pinedo. Jessica Segura y su experiencia en ‘Una familia de Diez’ La comediante contó que comenzó con clases de canto, baile y actuación desde niña pese a que su papá y abuelo no querían que se dedicara al medio artístico.

Fue en 2007 cuando fue elegida para dar vida a Tecla en Una familia de Diez; sin embargo, el sueldo que recibía era paupérrimo.

“Voy a echarnos de cabeza, pero en Familia de Diez yo cobraba 5 mil pesos por capítulo, y espérate, 15 años después de la serie cuando empezamos a hacer el teatro me ofrecen 2 mil 500 por día, o sea, por dar dos funciones.

Es real, se los juro, así ha sido mi andar”, aseguró.

Tras su salida en 2019, Jessica Segura contó que ella fue quien le dio forma y en que se inspiró para la creación del personaje. “Corrí, entré al salón de vestuario y cree a ‘Tecla’ basándome en ‘Yolita’, un personaje realicé en la película El tigre de Santa Julia”.

Habla de su difícil divorcio Jessica Segura reconoció haber sido “muy vengativa” y “rencorosa”, situación que decidió cambiar después de su complicada separación matrimonial.

“O sea, cuando me divorcié y lo hice popo. Fue como: ‘me las vas a pagar maldito’. Hice muchas cosas, hice un video de la venganza en mi canal de YouTube (…) Yo me doy, me entrego y me voy como gorda en tobogán, yo todos me aman y a todos amo y todos son mis amigos, pero eso me ha llevado a darme buenos catorrazos”, aseguró.