Según la ONU, hasta el momento unas 116.000 personas escaparon a los países vecinos, principalmente a Polonia, Hungría, Moldavia, Eslovaquia y Rumania