“Queremos la paz, pero no podemos traer las consecuencias aquí”, dijo el presidente brasileño, que negoció una compra de fertilizantes durante su reciente visita al Kremlin

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se manifestó en contra de sancionar a Rusia y aseguró que es una “exageración hablar de una masacre” sobre la invasión rusa a Ucrania iniciada el pasado jueves.

Es una “exageración hablar de una masacre” porque “no hay interés por parte del líder ruso en practicar una masacre”, dijo el mandatario. “Está participando en dos regiones del sur de Ucrania que, en un referéndum, más del 90 por ciento de la población quería independizarse, acercándose a Rusia”, explicó Bolsonaro en conferencia de prensa, refiriéndose a las regiones del Donbas, sin mencionar la invasión a Kiev y otras ciudades alejadas del este ucraniano.

“Brasil tiene negocios, especialmente con Rusia. Brasil depende de los fertilizantes”

No hay ninguna sanción ni condena al presidente Putin, el voto de Brasil no está definido y no está ligado a ningún poder. Nuestro voto es libre y se dará en esta dirección (…) No podemos interferir. Queremos la paz, pero no podemos traer las consecuencias aquí”, dijo Bolsonaro, antes de explicar sus razones económicas.

“Nuestra posición tiene que ser de bastante cautela, no podemos actuar cuando se está intentando solucionar un caso que es grave”, declaró Bolsonaro en las instalaciones recreativas de una base militar en Guarujá, en el litoral de Sao Paulo y donde pasará los días de Carnaval.

“Los ucranianos confiaron en un cómico para trazar el destino de la nación”

El líder de la ultraderecha brasileña había visitado a Putin una semana antes de desatarse el conflicto militar con la invasión rusa a Ucrania, y este domingo recordó que hablaron, entre otras cosas, de la compra de fertilizantes y de la situación en Ucrania, pero sobre esa crisis evitó dar detalles, aunque sí criticó al líder ucraniano, Volodimir Zelensky.

Según expresó, Brasil tiene que tener “mucha responsabilidad, porque tiene negocios, especialmente con Rusia. Brasil depende de los fertilizantes”. Y agregó que los ucranianos confiaron “en un cómico para trazar el destino de la nación”, recordando que el mandatario era un cómico antes de lanzarse a la política.

A pesar de Brasil haber votado a favor de la condena a Rusia por la invasión a Ucrania en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Bolsonaro no se ha pronunciado contra Putin y hasta llegó a desautorizar al vicepresidente, el general Hamilton Mourao, quien criticó duramente los ataques.

Gran parte de la población de Ucrania habla ruso. Son países prácticamente hermanos. De una masacre de civiles hace mucho tiempo que no se habla, pero la historia muestra lo que viene pasando desde que Rusia perdió su ‘Cortina de Hierro’”, comentó.

Putin, destacó a mediados de febrero tras una reunión con Bolsonaro que el comercio entre ambos países había crecido en un 87 por ciento. “Brasil es el socio comercial y económico líder de Rusia en América Latina”, enfatizó.

En relación a la invasión, Bolsonaro, ha apelado a la resolución pacífica de los conflictos, pidiendo “paz” y recordando que “ayudará siempre que sea posible a la búsqueda de una solución”.

Nadie está a favor de la guerra en ningún lugar del mundo, pero tenemos problemas muy graves para toda la humanidad y para nuestro país que también está en ese contexto”, señaló Bolsonaro.

“Yo creo que se llegará a una solución. No es suficiente ver quién tiene la razón, tenemos que tener juicio para no profundizar una crisis. Y creo que en los próximos días u horas aparecerá una solución”, subrayó.