Algunos países del viejo continente dependen hasta un 65% del combustible que llega desde el este. INFOGRAFÍA