Lo confirmó el Alto Representante del bloque para Política Exterior, Josep Borrell, que además sostuvo que “Putin no es el pueblo ruso”. Los británicos los agregaron a una lista de oligarcas rusos a quienes ya se les congelaron sus propiedades y cuentas bancarias en Gran Bretaña