Los países decidieron tomar la medida en respuesta a los ataques de Moscú. El Ministerio de Defensa de Rusia ordenó al Ejército iniciar una ofensiva en todas las direcciones

Estonia, Letonia, Polonia, Bulgaria y República Checa decidieron cerrar sus espacios aéreos a los aviones rusos en represalia a la invasión a Ucrania, informó el periódico Washington Post.

Invitamos a todos los países (de la Unión Europea) a hacer lo mismo”, dijo este sábado el primer ministro de EstoniaKaja Kallas.

La aerolínea nacional de Letonia, airBaltic, canceló todos los vuelos hacia y desde Rusia debido al “mayor riesgo y las restricciones impuestas”, ya que el Ministerio de Transporte del país pidió prohibir las aerolíneas registradas en Rusia.

El anuncio se produjo poco después de que Polonia, la República Checa y Bulgaria tomaran decisiones similares, lo que llevó este sábado a la autoridad de aviación de Rusia a cerrar sus cielos a los aviones de los tres países.

En respuesta a las prohibiciones de tráfico aéreo, S7 Airlines, la aerolínea privada más grande de Rusia, dijo anteriormente que suspendería los vuelos a Europa hasta el 13 de marzo.

Letonia y sus vecinos ya habían prohibido desde la primavera pasada los vuelos comerciales desde Bielorrusia después de que un vuelo de la aerolínea irlandesa Ryanair que cubría la ruta Atenas-Vilna fuera desviado a la capital bielorrusa, Minsk, con el fin de arrestar a un periodista disidente que viajaba a bordo.

El Ministerio de Defensa de Rusia ordenó hoy al Ejército iniciar una ofensiva en todas las direcciones tras acusar a Kiev de negarse a sentarse en la mesa de negociaciones con el Kremlin.

“Después de que la parte ucraniana rechazara el proceso de conversaciones, hoy se les dio a todas las unidades la orden de iniciar una ofensiva en todas las direcciones en correspondencia con el plan de la operación”, declaró en una rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konashénkov.

El militar recordó que la víspera, “tras las declaraciones del régimen de Kiev sobre su disposición al diálogo, se detuvieron las acciones de combate en las principales direcciones de la operación”, pero ahora la ofensiva se ha reanudado.

Konashénkov destacó el avance en el este ucraniano de las milicias separatistas de Donetsk y Lugansk, que, dijo, tomaron nuevos pueblos con ayuda del Ejército ruso en la dirección de Rubézhnoye.

Hoy las fuerzas de la república popular de Lugansk avanzaron a una profundidad de 46 kilómetros y tomaron los pueblos de Schastie y Murátovo”, informó, al destacar que a su vez las milicias de Donetsk avanzaron unos 10 kilómetros y se apoderaron de Starognátovka, Otkiabrskaya y Pavlópol.

“Los batallones nacionalistas utilizan los llamados ‘bander-móviles’, vehículos todoterreno con ametralladoras de alto calibre o morteros”, señaló, al recordar que este tipo de transporte era muy usado por “los terroristas internacionales en Siria”.

También se refirió a enfrentamientos en el mar Negro, al informar de que la víspera, durante la evacuación de 82 guardafronteras ucranianos que “depusieron voluntariamente las armas”, los buques rusos fueron atacados por 16 lanchas de la Marina ucraniana, a las que acusó de cubrirse con navíos civiles.

“El objetivo de este ataque fue, ante todo, una venganza a los militares ucranianos que se rindieron, con el fin de acusar al Ejército ruso de asesinar a los prisioneros de guerra”, dijo, al señalar que durante el enfrentamiento fueron hundidos seis lanchas ucranianas.

El militar ruso señaló que durante los enfrentamientos en la zona se hallaban varios drones estadounidenses RQ-4 y MQ-9ª. “Es altamente probable que los drones estadounidenses ayudasen a las lanchas ucranianas a corregir el fuego contra los buques de la Flota del mar Negro”, sostuvo.