El atleta tuvo un recibimiento por parte de un grupo de fans del patinaje artístico.

En medio del caos entre fanáticas, curiosos y medios de comunicación, el patinador artístico Donovan Carrillo llegó a muy temprana hora a la Ciudad de México tras su participación en los Juegos Olímpicos de Beijing 2022.

Tras un largo viaje, el atleta se mostró contento por el recibimiento y dejó claro que ahora piensa en un próximo ciclo olímpico (Milan 2026) y superar lo hecho en esta edición.

“Esa era una de las metas desde el principio para estos juegos olímpicos y se logro a pesar de que los programas tuvieron algunos detalles técnicos pudimos superar los puntajes del programa corto y largo. Esto es un indicador de que vamos por un buen camino y que tenemos muchas cosas por mejorar”, comentó.

Además de los logros históricos que tuvo en Beijing, superando sus marcas y logrando avanzar a la final de Patinaje Artístico individual varonil, Carrillo también absorbió conocimiento de los mejores patinadores del mundo como algunas estrategias de calentamiento y entrenamiento, además de observar la dieta de alguno de ellos y platicar hasta con los entrenadores.

“Mi participación en Beijing es muchísimo, el tener la oportunidad de competir codo a codo entre los mejores patinadores del mundo es algo único y a lo que le hemos sacado mucho provecho.

Tuvimos convivencia, vimos qué comen, cómo calientan y algunos secretos detrás de la preparación para que nos ayude a completar nuestro rendimiento y buscar ser mejores”.

Ahora, Donovan Carrillo se enfoca en el ciclo de Milán 2026 y para ello tendrá una preparación más exhaustiva e incluso contempla una temporada en Europa. “Se vienen cosas importantes.

No me quiero poner un límite. Yo me identifico porque siempre busco más, por el momento esa es la meta porque se vienen cosas muy grandes con la ayuda de mi entrenador Gregorio Núñez para seguir cosechado frutos que en algún momento harán sentir orgulloso a mi país”.