Estados Unidos y sus socios y aliados continúan responsabilizando al gobierno de la Federación Rusa por su invasión premeditada y no provocada de Ucrania