En las últimas semanas, los operativos de inteligencia del Ejército han derivado en la detención de una decena de cabecillas integrantes de esta organización.

El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) enfrenta dos guerras: la ofensiva iniciada por el Ejército en su contra en estados como Michoacán y Colima con sus elementos de élite, instruidos en el extranjero, que ha derivado en la detención de algunos de sus líderes, y también su fragmentación interna.

En las últimas semanas, los operativos de inteligencia del Ejército han derivado en la detención de una decena de cabecillas integrantes de esta organización, que a su vez, se ha traducido en una escalada de violencia en Michoacán, Zacatecas y Colima.

La ofensiva del gobierno federal para enfrentar y eliminar al Cártel Jalisco Nueva Generación incluye el despliegue de sus militares de élite para enfrentar, neutralizar y detener a sus líderes en la Tierra Caliente, a donde había avanzado desde el año pasado y mantenía un enfrentamiento con los cárteles michoacanos que incluso se unieron para enfrentarlo.

El Cártel Jalisco Nueva Generación enfrenta una de sus peores crisis, no sólo vive bajo el asedio de las fuerzas castrenses, también, de sus enemigos que le respiran la nuca. La incursión del Ejército en Tepalcatepec y Aguililla, Michoacán, el despliegue de la Marina en Manzanillo, y detenciones de líderes criminales como el de ‘Don Carlos’ en Puerto Vallarta, El Fantasma en Zacatecas, o de la misma esposa de Nemesio Oseguera Cervantes El Mencho el año pasado, son apenas una pincelada de los episodios que dejan ver la estrategia de las Fuerzas Armadas para contener la extrema violencia generada por la organización del CJNG en entidades donde mantiene una fuerte presencia.

En los últimos tres meses, la Fiscalía General de la República (FGR) en coordinación con las Fuerzas Armadas, han emprendido operativos que han arrinconado a los operadores del Cártel de Jalisco Nueva Generación, así como a los familiares de Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho.

En Jalisco también se han llevado a cabo operativos para dar con el paradero de Laisha Michel Oseguera González, hija del capo. En Zacatecas, el CJNG también libra una batalla contra sus rivales Los Flechas, de Ismael, El Mayo, Zambada, brazo armado del Cártel de Sinaloa y otra simultánea interna, pues entre narcomenudistas del propio CJNG se disputan el control de la venta de drogas en Fresnillo y la capital, Zacatecas.

Mientras que, en Colima, el CJNG se fragmentó tras el motín en el penal estatal donde murieron nueve internos y surgió el grupo armado Los Mezcales. En Jalisco, la zona metropolitana de Guadalajara enfrenta una cruenta guerra entre narcomenudistas.

En lo que va del mes, más de una treintena de personas han sido ejecutadas, en lo que parece ser otra nueva fractura del CJNG en su estructura. El Cártel Jalisco Nueva Generación ha perdido poder y terreno en Zacatecas. Los embates de Las Flechas Operativas, han causado bajas importantes en sus filas.

Los enfrentamientos más fuertes se han registrado en Valparaíso, municipio conformado por al menos una veintena de rancherías.

Hasta el año pasado, la mitad eran controladas por el CJNG y el resto por Sinaloa, pero hoy la situación es distinta. De acuerdo con autoridades federales, Las Flechas Operativas al servicio de El Mayo Zambada, le han arrebatado al CJNG, casi todas las rancherías de Valparaíso.

En julio del 2021, según reportes de la Fiscalía de Zacatecas, en dicha población que limita con Durango y Jalisco, se tuvo conocimiento de un enfrentamiento que dejó al menos 40 muertos, la mayoría de las víctimas eran sicarios del CJNG.

Los pobladores señalaron que los restos de los fallecidos fueron levantados por los mismos sicarios. La Fiscalía de Zacatecas encontró en el sitio vehículos, armas y diversas manchas de sangre. Se trata de crímenes que además pretenden sembrar el terror al mostrar cuerpos colgados, embolsados y hasta incluir mensajes con amenazas a grupos rivales, a manera de advertencia y escarmiento.

En esa misma entidad, el año pasado, se contabilizaron 56 cuerpos colgados de puentes peatonales, vehículares o de postes. Según las autoridades de Zacatecas, los fallecidos eran narcomenudistas del CJNG. En 2022, la cifra de cadáveres colgados ya supera la media docena.

Otro episodio relevante de ostentación de la violencia y la crueldad entre grupos criminales se dio cuando dejaron un vehículo con nueve cadáveres en la plaza de armas frente al Palacio de Gobierno, prácticamente al pie del árbol de navidad que el gobierno había colocado en el lugar. Colima es el nuevo frente de batalla que tiene el CJNG. El 25 de enero, se registró un motín en el penal de Colima, que dejó saldo de nueve personas muertas.

Ese incidente provocó que el Cártel Jalisco se fragmentara dando origen al grupo armado Los Mezcalitos. Colima se convirtió en un campo de batalla.

Balaceras, cuerpos decapitados, ejecuciones y el hallazgo de narcomantas, son el pan de cada día en ese estado. En dos semanas, 22 personas han perdido la vida en ajustes de cuentas. La Policía Municipal de Colima reconoció que no cuenta con el armamento ni el personal para hacerle frente a los delincuentes, lo que obligó a la intervención del Ejército.

Sin embargo, pese a la crisis por la que atraviesa el grupo criminal, es el cártel que sigue dominando en el país, tiene presencia en 22 de los 32 estados. Algunas de las entidades dominadas por el CJNG son: Baja California y Baja California Sur, Chihuahua, Chiapas, Nuevo León, Puebla, Sinaloa, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Morelos, Guerrero, Veracruz, Estado de México, Colima, Nayarit, Jalisco y Tamaulipas.

El grupo criminal también tiene presencia en Estados Unidos, en California, Chicago, Nueva York, Florida, aunque también se han detectado células en países europeos y son acusados de tener nexos con la familia china.

El poderoso CJNG pierde terreno y enfrenta una guerrera interna Para enfrentar, neutralizar y detener a los líderes del Cártel Jalisco Nueva Generación, el Ejército desplegó a sus mejores hombres. Militares de élite que tienen la encomienda de pacificar el país.

Casi 6 mil efectivos, entre militares y elementos de la Guardia Nacional, tomaron el control de la seguridad de enero a la fecha, de los estados de Zacatecas, Colima y Michoacán, donde están los blancos de batalla. Más de mil 400 efectivos de la Brigada de Fusileros Paracaidistas, llegaron la semana pasada al poblado de El Naranjo de Chila, donde nació el líder del CJNG, Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho.

Las imágenes de la incursión en Aguililla han sido reveladoras, pues si bien no hubo necesidad de enfrentamiento con algún civil armado, lo que los criminales dejaron tienen en su mayoría el sello del CJNG y la pregunta es qué ha sido de los demás grupos de la delincuencia organizada que desde hace años habían controlado ese territorio, que en algún momento se ostentaron incluso como autodefensas.

También conocidos como “Boinas Rojas”, son los mejores hombres que tiene el Ejército Mexicano, los mejor capacitados, son los que tienen la tarea de borrar del mapa al CJNG. Pero no son los únicos militares que le siguen la pista al grupo criminal.

Si bien el CJNG ha controlado desde hace una década entidades como Jalisco y Michoacán y se ha encargado de desplegar grupos armados en Zacatecas, Nayarit y Colima, según reportes de organizaciones como InsightCrime, el Ejército Mexicano y la Marina han hecho lo propio colocando muros de contención con más de dos mil soldados para reforzar la seguridad en Michoacán; más de tres mil Zacatecas; más de mil en Nayarit, casi 13 mil en Jalisco, de acuerdo con las mismas fuentes oficiales .