La empresa biotecnológica, que desarrolló la vacuna contra covid-19 en conjunto con Pfizer, planea instalarla en Senegal o Ruanda; la OMS celebró la inversión para el desarrollo de vacunas en el continente.

BioNTech, la fabricante alemán de vacunas que desarrolló la primera ampliamente aprobada contra el covid-19 en conjunto con la farmacéutica Pfizer, presentó el miércoles sus planes para establecer centros de fabricación en África que impulsen la disponibilidad de los medicamentos en el continente.

El diseño modular presentado en un acto en Marburg, Alemania, consiste en contenedores de mercancías dotados con los equipos necesarios para elaborar la vacuna, basada en ARN mensajero, desarrollada por la firma de principio a fin, salvo el paso final de repartir las dosis en botes.

BioNTech ha sido criticada por algunos grupos activistas por negarse a suspender las patentes de sus vacunas y permitir que sus rivales la fabriquen como parte de un esfuerzo por hacer que estén disponibles en todo el mundo, especialmente en los países más pobres.

La empresa alega que el proceso de fabricación de este tipo de fármaco es difícil y que prefiere trabajar con socios locales para garantizar su calidad en todo el mundo.

La primera de las plantas se enviará a Senegal o a Ruanda en la segunda mitad del año, apuntó BioNTech, que tiene intención de iniciar la producción de hasta 50 millones de vacunas al año allí en 12 meses, a la espera de la aprobación de las autoridades locales.

El sistema, que consta de 12 contenedores, puede ser ampliado fácilmente en el futuro y modificarse para producir vacunas contra otras enfermedades muy extendidas en África, como la malaria o la tuberculosis, cuando estén disponibles.

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró el proyecto de BioNTech para aumentar la producción de vacunas en el continente, y afirmó que complementará la labor de la agencia de Naciones Unidas para fomentar la tecnología del ARN mensajero en Sudáfrica y en otras partes.

En un primer momento, las plantas contarán con personal de BioNTech, que operará las instalaciones, pero más tarde trasmitirá los conocimientos técnicos a socios locales para que funcionen de forma independiente, dijo la empresa alemana.

Las vacunas fabricadas aquí se emplearán probablemente en el país y en otras naciones de la Unión Africana a precio de costo, apuntó.

A pesar de los esfuerzos por llevar millones de dosis de la vacuna contra el covid-19 al continente a través de un mecanismo internacional de donantes, apenas el 11 por ciento de su población está vacunada, frente al promedio mundial, que ronda el 50 por ciento.