No sólo México, también familiares de víctimas, ciudades y empleados tienen denuncias contra fabricantes de armas. Los responsabilizan de tiroteos, promoción engañosa y negligencia.

Tres armerías demandadas por el gobierno mexicano enfrentan al menos 16 demandas en Estados Unidos. Familiares de víctimas, ciudades y ex empleados las responsabilizan de tiroteos, promoción engañosa y negligencia. MILENIO hizo una revisión de las declaraciones anuales y mensuales que las armerías presentaron en 2021 y 2022 ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) y las Cortes Federales de ese país, encontrando que tres armerías enfrentan juicios que han ido retrasando a través de artilugios legales.

Te recomendamos: Ametralladoras, fusiles y hasta armas de época del Al Capone: el arsenal secreto de García Luna Las empresas demandadas son Smith and Wesson, Barret y Sturm, Ruger and Compay, tres de las empresas fabricantes de armas más grandes de Estados Unidos, las cuales han sido utilizadas por los cárteles mexicanos para delinquir, según la demanda del gobierno mexicano.

En los reportes, los directivos de las armerías se defienden asegurando que los argumentos de los denunciantes son infundados y que cualquier incidente es responsabilidad de quienes utilizaron las armas que ellos fabrican.

“Cualquier resultado de los mismos o cualquier lesión se debieron a negligencia o mal uso del arma de fuego por parte del reclamante o de un tercero. Creemos que los reclamos presentados en la demanda no tienen mérito”, dice la directiva de Smith and Wesson sobre el litigio con México.

Y es que entre los demandantes de esta lista se encuentra la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), la cual en agosto de 2021 presentó una demanda civil con la que México pretende obtener una indemnización por las prácticas negligentes.

En la revisión de hecho se encontró que otros demandantes también han interpuesto procesos judiciales por este delito que, según ellos, dio paso a que se suscitaron tiroteos y masacres en Estados Unidos y Canadá. Sobre la demanda con México, la empresa Sturm, Ruger & Company declaró ante la SEC que el gobierno mexicano presenta una variedad de teorías legales que incluyen negligencia, alteración del orden público, enriquecimiento injusto, restitución y otras.

“El demandante esencialmente alega que los demandados diseñan, fabrican, distribuyen, comercializan y venden armas de fuego de una manera, que saben, resulta en tráfico ilegal de armas de fuego hacia México, donde son utilizadas por los cárteles mexicanos de la droga para actividades delictivas. El demandante busca medidas cautelares y daños monetarios. La compañía cree que las acusaciones carecen de fundamento y se defenderá en consecuencia”, dice.

Sturm, Ruger & Company Esta compañía –fabricante de las populares armas de bolsillo Ruger– reconoce que tiene cuatro litigios en curso. Los más relevantes son por demandas relacionadas con la fabricación de armas y productos defectuosos. Una de las demanda data de 1999, cuando la ciudad de Gary en Ohio demandó a la empresa por negligencia en el diseño de productos, alteración del orden público, distribución y comercialización, negligencia y publicidad engañosa.

Desde entonces, la empresa ha presentado apelaciones y el caso ha llegado hasta la Suprema Corte de Justicia del estado. Según los propios directivos de Sturm, Ruger & Company, durante el trimestre que finalizó en 3 de abril de 2021, la Ciudad de Gary inició el descubrimiento de pruebas en contra de los fabricantes.

Actualmente el proceso judicial está en curso. Otra demanda es la que entabló el gobierno mexicano en su contra y que actualmente se encuentra en curso en una corte de Massachusetts.

Smith and Wesson La empresa que cuenta con más litigios en su contra es Smith and Wesson, quienes enfrentan 11 procesos judiciales en distintas cortes de Estados Unidos. Tiroteos, venta negligente, promoción engañosa son los cargos.

Uno de los más relevantes es la demanda que enfrentan por el tiroteo de la Escuela Secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, en el área metropolitana de Miami, donde murieron 17 personas. Frederic y Jennifer Guttenberg, padres de uno de los jóvenes asesinados, demandan a la empresa de armas por negligencia. Desde entonces Smith and Wesson ha ido presentando desestimaciones y apelaciones.

El proceso se ha retrasado y actualmente los Guttenberg interpusieron un recurso de apelación en contra de la empresa.

Otra demanda está radicada en el Tribunal Superior de Justicia de Ontario en Toronto, Canadá, en diciembre de 2019. Dos personas que fueron víctimas del ataque armado de Toronto en 2018 demandaron a la compañía porque consideraron que pudo tomar medidas que hubieran evitado el atentado.

“La acción reclama 50 millones de dólares en daños generales agregados y 100 millones en daños punitivos agregados. Los demandantes nombrados son dos víctimas de un tiroteo que tuvo lugar en Toronto en julio de 2018 y sus familiares.

Una víctima recibió un disparo y resultó herida durante el tiroteo. El otro sufrió heridas no especificadas mientras huía del tiroteo”, reconocen. El proceso judicial continúa en los tribunales de Canadá.

También enfrenta otra demanda por la masacre en la sinagoga de Poway, en California. “Afirman reclamos contra nosotros por responsabilidad del producto (armas) competencia desleal, negligencia y alteración del orden público.

Los demandantes buscan daños compensatorios y punitivos, honorarios de abogados y medidas cautelares”, resaltó el documento de la corte.

Actualmente la demanda está en curso. La empresa ha presentado apelaciones y ha logrado evadir su responsabilidad como afirman las víctimas de la masacre. Por su parte, la empresa Barret enfrenta una demanda por parte de un ex empleado llamado David Kaanaana, quien encabeza un proceso colectivo para obtener salarios y horas caídas en California.